¡Arrancó la cuarta transformación!

Por Luis Alberto Alcaraz

.

LA NUEVA CLASE POLÍTICA. Un ejército de artistas, deportistas y ciudadanos comunes, además de ex prófugos de la justicia, tomó por asalto el Congreso de la Unión donde por primera vez en más de 20 años el partido gobernante tendrá mayoría para sacar adelante las iniciativas de Andrés Manuel López Obrador sin necesidad de costosas negociaciones políticas. La decadencia de la clase política tradicional derivó en un desplazamiento casi total de los viejos políticos para ser suplantados por una nueva clase política en su gran mayoría ajena a los de siempre. Si hasta ahora casos como el de Carmen Salinas y Silvia Pinal eran aislados, en la nueva clase política parecen la constante ya que artistas como Sergio Mayer y Ernesto D’Alesio conviven en la Cámara de Diputados con reinas de belleza como la nayarita Geraldine Ponce y deportistas como Erick El Terrible Morales. Ante el fracaso de los políticos tradicionales el electorado parece haberle apostado a candidatos alejados por completo del perfil político, aunque en realidad el fenómeno obedece más bien a la magia del Partido Morena, que postuló infinidad de perfiles ajenos al candidato tradicional. Es tan innovadora la democracia que impulsa Morena que algunos de sus diputados lograron el cargo mediante un sorteo de tómbola, mecanismo que habría sido descalificado si lo hubiera usado el PRI, pero como es una ocurrencia de AMLO a los morenistas les parece algo genial.

.

EL PUEBLO EMPODERADO. De acuerdo con algunos análisis, solamente el 46% de los nuevos diputados cuenta con una cédula profesional que garantiza que culminaron sus estudios universitarios, lo cual aunque no es un impedimento legal sí advierte de la escasa preparación académica de más de la mitad de los nuevos legisladores. Esta situación podría complicarse debido a las políticas de austeridad que está instrumentando el nuevo gobierno, que provocan que en la Cámara de Senadores sean dados de baja por lo menos mil 500 asesores, muchos de ellos auténticos aviadores pero también muchos de ellos verdaderos expertos en el quehacer legislativo, ya que eran quienes verdaderamente trabajaban a la hora de elaborar y presentar iniciativas de ley. Aunque faltan 90 días para que Andrés Manuel López Obrador asuma el poder y comience a poner en práctica sus innovadoras propuestas, la cuarta transformación ya ha comenzado en el Congreso de la Unión, donde los nuevos diputados y senadores serán la punta de lanza para dotar de un marco jurídico al nuevo gobierno federal. Será en la Cámara de Diputados, por ejemplo, donde se plasmarán las medidas de austeridad que se reflejarán en el próximo presupuesto de egresos, donde quedarán materializados los enormes recortes que por años ha señalado AMLO como urgentes y necesarios. Por fortuna el próximo presidente de México tendrá el control absoluto del Poder Legislativo para sacar adelante todas sus iniciativas de manera urgente.

.

MORENA, EL NUEVO PRI. El 65% de aprobación que tiene en estos momentos Andrés Manuel López Obrador nos llena de optimismo como país y nos hace confiar en finalmente el país será mucho mejor, aunque ese optimismo desbordado implica un harto riesgo de estar entregan do un cheque en blanco a la nueva administración. La forma arrasadora en la que Morena llevó al poder a miles de ciudadanos sin mayores méritos que haber sido postulados por el partido de López Obrador implica la posibilidad de que surja un nuevo partido totalitario y avasallador, como en su momento lo fue el PRI. Igualmente el desempeño de AMLO asemeja más al de un caudillo que al de un estadista producto de la democracia, que decide a su antojo el rumbo del país, que toma decisiones personales como la cancelación de la reforma educativa pero al mismo tiempo presume que serán los mexicanos mediante consulta pública quienes decidamos el futuro del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, pese a que durante su campaña aseguró que de ganar cancelaría ese proyecto porque era mucho más barato construir una nueva pista en la base militar de Santa Lucía. Hoy, cuando la realidad y la economía parecen demostrarle que estaba equivocado, AMLO decide que el proyecto será sujeto a consulta pública porque “el pueblo no es tonto”. Dichoso el pueblo mexicano que podrá decidir sobre el nuevo aeropuerto capitalino pero no podrá opinar sobre la permanencia de la reforma educativa porque AMLO ya pactó con los maestros que se cancela. Son los pequeños detalles que muchos dejan pasar simple y sencillamente porque confían en AMLO como quien confía en Dios.

.

UN PODER SIN CONTRAPESOS. El triunfo arrollador de López Obrador el pasado 1 de julio nos lleva a un escenario donde un solo hombre tendrá en sus manos el poder absoluto para manejar este país. Todos los partidos políticos fueron desdibujados en la pasada elección, donde el candidato de Morena consiguió el 53% de la votación total, propinando al PRI y al PAN la peor derrota de su historia. A este ritmo es un hecho que dentro de tres años se completará la desaparición de los partidos de la chiquillada, quienes seguramente tendrán el mismo futuro que el PES y el Panal. Partidos como el PV, el PT, el PRD y MC están condenados a desaparecer porque jamás han representado los intereses de los electores y se han mantenido con registro gracias a sus alianzas con los partidos grandes, pero en las próximas elecciones seguramente desaparecerán porque no representan sino a sus cúpulas. Finalmente los mexicanos estaremos ante la histórica oportunidad de resumir nuestra democracia en un bipartidismo similar al de Estados Unidos, con dos partidos que representan el grueso del electorado: la izquierda representada por Morena y la derecha representada por el PAN. Dirán que será importante un partido como el PRI que represente el centro, pero a juzgar por la opinión de la mayoría de los electores lo mejor para el país sería la desaparición absoluta del PRI. Volveremos al principio de todo, con un partido gobernante hegemónico y un partido opositor reaccionario que crecerá en la medida que el gobierno se equivoque y genere un mayor malestar entre la población. Quien diga que la historia no es cíclica hoy está bien que estaba equivocado.

.

POSDATA. Finalmente se concretó el enroque policiaco: quien fuera director de Tránsito de Bahía de Banderas, Jorge Misael López, hoy es director de la Policía de Puerto Vallarta, y quien años atrás fuera director de Tránsito de Vallarta, Sergio Dávila, ahora es director de Policía de Bahía de Banderas. Por desgracia los delincuentes parecen no estar enterados.

.

VOX POPULI. El solo hecho de que Edelmira Orizaga y Paco Sánchez se junten para presentar una iniciativa en el cabildo es para poner los pelos de punta a cualquiera, pero si esa iniciativa es para concesionar durante 45 años el edificio y los servicios de la Dirección de Servicios Médicos Municipales, pues es para que todos en Vallarta estemos preocupados y encabronados, porque nada bueno suele salir de la cabecita de estos dos ex priistas que ahora son grandes activos del MC. Extrañamente sólo una empresa, denominada Grupo ECOFAJ S.A. de C.V. fue la única que se interesó en esa concesión que debió ser otorgada ayer por el pleno del Ayuntamiento vallartense, así que seguramente estamos ante otro más de los jugosos negocios que suelen hacer nuestro políticos al amparo del poder con cargo al contribuyente.