Se fue un buen amigo

Laurel Carrillo.

.

Por Humberto Aguilar

.

Hace unos días, con mucho sentimiento, la QFB Laurel Carrillo nos dio a conocer el fallecimiento de su hermano, Abel Carrillo Ventura, un personaje en ese lugar que conocemos como Jala, un municipio desarrollado al pie del volcán El Ceboruco.

Abel Carillo fue pilar y guía de la familia, cuyos guías y padres, Don Jesús y Doña Marcelina, dieron vida a este pueblo del que datan casi 400 años de existencia. Hoy el pueblo de Jala se ha convertido en un pueblo mágico con características que muchos debemos conocer, por su parte Abel Carrillo Ventura creó a su vez una bonita familia. Personalmente fue además un excelente amigo, fortaleció a todos sus hermanos y hermanas, a Luis lo alentó en todo momento en sus aspiraciones políticas. Luis fue diputado en el Congreso de Nayarit en los tiempos de Rigoberto Ochoa Zaragoza, luego de esa interesante aventura se integró a buscar un lugar en el municipio de Bahía de Banderas en donde obtuvo triunfos relativos que solamente le dieron popularidad y enemistades de las que no vale la pena comentar.

La adversidad se fincó en la familia con varios sucesos que golpearon la unidad de ese grupo de personajes en Jala. Los más recientes fue el fallecimiento de su hermana Pinita, quien padeció por varios años el tremendo problema del cáncer. Pinita y Laurel Carrillo estudiaron la carrera en la Universidad Autónoma de Sinaloa, sin dejar de prepararse crearon el Centro de Laboratorios Clínicos Carrillo, ubicado en la colonia Santa María. Durante varios años, por decisión propia de la familia, dieron apoyo al Hospital Civil y así como a la Unidad Médica Municipal de Puerto Vallarta a bajo precio. Actualmente se hace una labor social muy importante con personas de bajos recursos.

Les decía que los golpes a la familia se extendieron en la persona de Pinita, quien falleció hace solamente unos meses, tiempo en el cual el golpe se extendió a nuestros amigos Luis y Abel.

Unas semanas después del fallecimiento de Pinita, murió Luis. Esa popularidad que logró Luis se hizo sentir durante sus funerales en Bucerías, donde su familia, esposa e hijos, aún permanecen. Aún se recuerda ese acontecimiento cuando la semanada pasada conocimos el fallecimiento de Abel de ese terrible mal que es el cáncer, del cual por cierto no existe el desarrollo de la medicina mundial para lograr vencerlo, de tal suerte que todos estamos expuestos a ese cáncer como ocurre con la mujer, con los niños, en general con todo ser viviente.

En lo personal mi familia y muchas personas en Puerto Vallarta lamentamos profundamente el fallecimiento de Abel, de quién guardamos muchos recuerdos.

Sobre todo la organización de las fiestas de Jala, que son famosas por la calidad y cantidad de elotes cocidos, que se cuecen aún y se reparten en las fiestas anuales de Jala.

Detalles muy interesantes fueron la organización de las bodas en Jala de una de sus hijas, así como la de su hermana Laurel Carrillo con otro buen amigos que es José Hito, que aún se recuerdan porque asistieron más de dos docenas de amigos de Puerto Vallarta.

Actualmente recordamos que Laurel Carrillo participó en las elecciones de Puerto Vallarta como candidata a la presidencia municipal por parte de Morena, alentada por su recién amistad con Andrés Manuel López Obrador.

Laurel alcanzó una buena cantidad de votos que le permiten integrarse al gobierno de este municipio por los siguientes tres años como regidora, su popularidad alcanzada por el servicio que brinda en sus laboratorios, así como el apoyo de Andrés Manuel, por muy pocos votos quedó en segundo lugar en una competencia de 12 contendientes.

A través de estas líneas, tal y como lo hizo nuestro director general, Luis Reyes Brambila, a nombre de Vallarta Opina, así también como lo hizo la familia de la Panadería y Pastelería Don Chonito, de Don Arnulfo Ortega Contreras, mi familia y yo nos unimos a la pena que embarga a Laurel Carrillo, a nuestro amigo Chon y a toda su familia.

Rogaremos por el eterno descanso de su alma y deseamos que pronto llegue la tranquilidad a tan lamentables acontecimientos, Abel Carrillo fue sepultado en su pueblo mágico Jala, desde donde velará por esa familia que le llora.