Gente PVPlumazos

Globo terráqueo

La efervescente evolución y aplicación de la tecnología priva a las personas con una economía baja, sufren rezagos y viven al margen de la globalización.

.

Por Carmina López Martínez
arizbeth.lopez@univa.mx

.

Al poco tiempo de popularizarse el concepto globalización, se recienten en casi todo el mundo los efectos que atrae ese fenómeno social internacional. Para determinar si dichos efectos aportarán beneficios o generarán mayores distanciamientos y problemas de todo tipo, se requiere realizar una investigación precisa, profunda y acorde a la inmediatez exigida.

Como se menciona en textos como la “Globalización: sus efectos y bondades”, es impreciso determinar el impacto que la mundialización tendrá en todas las esferas sociales, en particular las que presentan mayores desventajas económicas.

Se predicen problemas si persiste la ausencia de la formulación de propuestas para reducir índices nocivos al crecimiento colectivo, pues éste centra su atención en el lado opuesto al desarrollo individual del ser humano, lo cual crea desventajas estratosféricas, como en México u otras naciones de América Latina. Por cierto, esta región continental cautiva por su riqueza natural y cultural, generadora de cuantiosas sumas de dinero a empresas trasnacionales que a largo plazo agotan los recursos a una escala sin precedentes y, a medida que se esfuma la idea de lograr un desarrollo totalitario, la balanza apunta a favor de la clase empresarial.

En este punto la efervescente evolución y aplicación de la tecnología priva a las personas con una economía baja, sufren rezagos y viven al margen de la globalización. Por ello la inclusión se convierte en una meta casi inalcanzable pues los cotos de poder no advierten repercusiones futuras que representan un peligro para el mundo, hablando en términos de salud y acceso a la educación.

En referencia a la definición de globalización por el Fondo Monetario Internacional (FMI), se indica como “la interdependencia económica creciente en el conjunto de los países del mundo”, hasta ahora esa interdependencia se fortalece con base en alianzas entre países con una economía sólida y progresista, vulnerando a naciones con bajos índices de productividad e infructíferas rutas de comercialización.

Una de las problemáticas que atienden las potencias mundiales es la concentración de pobreza a nivel internacional, ésta exige una inversión constante para evitar la propagación de enfermedades, violencia, terrorismo y el desabastecimiento de recursos naturales cuando se participa en actividades comerciales, sin el conocimiento del impacto negativo en el ecosistema del país y a nivel global.

Menciono como ejemplo a la General Motors para reafirmar ciertas bondades de la globalización, éstas alcanzan las manos obreras de cientos de personas con limitaciones educativas, pero con la habilidad necesaria para la fabricación de piezas en serie. Sí, este esquema industrial ha permitido a empresas en auge integrarse al mundo liderado por marcas convertidas en emporios presentes en casi todo el planeta.

En el proceso del neoliberalismo se produjo una cierta pérdida de autonomía de las naciones para establecer criterios locales, se permitió el acceso a inversiones extranjeros pero de forma desmedida sin percibir una modernización descontextualizada de las necesidades de naciones en vías de desarrollo. Como algunas de las consecuencias, proliferó el acto de corrupción en el sector público en países latinoamericanos, además se incrementa la vulnerabilidad del sistema agrícola y se destaca la voracidad con la que corporaciones globales despojan a la clase campesina que lucha por sostener su economía.

No es ajeno que además del abandono de tradiciones populares, exista la pérdida de valores y de identidad de varios países de América Latina, se adoptan costumbres norteamericanas impuestas –quizás- por la socialización masiva de eventos históricos a través de las artes cinematográficas y otros medios de comunicación masivos.

Por otra parte, en algunos casos el comportamiento social global ha tomado una ruta adversa al bienestar colectivo, éste encuentra el punto central en la individualidad, en decir, cada persona es responsable de fomentar sus valores y la ética; hoy ambos conceptos son pieza fundamental en la globalización, aunque ésta genera algunos desaciertos y caos.

Concluir con la pregunta ¿cuál será el impacto de la globalización en la vida económica, política, social, cultural de los países latinoamericanos y cuál será el impacto sobre los valores y creencias de estas poblaciones?, genera otros cuestionamientos intrínsecos sobre el particular. La globalización repercute en todo los ámbitos, por tal es imprescindible la intervención oportuna en problemas de obligada atención.

*Comunicóloga, responsable del área de difusión institucional de la UNIVA Plantel Puerto Vallarta.