Club CulturaGente PV

La importancia de la fotografía

Sin duda la fotografía en el cine y en nuestras vidas es imprescindible, así que no queda más que decir “Sonríe”.

.

Por Teresita Hernández

.

¿Qué es lo que haces cuando te dicen: ¡Selfie!?, sin duda posas y sonríes, desde sus inicios la fotografía ha sido una parte importante de nuestra vida, y actualmente es imprescindible, ya no podríamos pensar en una reunión, viaje, momento significativo o hasta insignificante sin una fotografía.

Bien lo dijo el escritor Checo Milan Kundera, “La memoria no guarda películas, guarda fotografías”. Es por esto, que hasta en el considerado séptimo arte, es tan importante la fotografía, sí, me refiero al cine.

Qué mejor placer que ver una fantástica puesta de sol llena de colores y contrastes a la orilla del mar, pues es gracias a la magia de algunas imágenes que vemos en la pantalla que nos quedan grabadas, y podemos recordar diferentes escenas de películas con las que hemos disfrutado.

Para lograr esto, existen los directores de fotografía, ellos hacen auténticas maravillas con las imágenes, y nos muestran paisajes, escenas cotidianas, luces, colores o sombras de tal manera que una buena película se vuelve espectacular o una película no tan buena puede parecernos de las mejores que hemos visto.

A veces ni siquiera los conocemos, estos geniales artistas tienen un papel fundamental en el cine; iluminación, atmosfera, encuadre, escenario, clima y cada detalle que estos expertos toman en cuenta para que nosotros disfrutemos de una película. Estos, son algunos de los mejores directores de fotografía que ha habido en la historia del cine.

Nestor Almendros, recuerdas “Kramer contra Kramer” en 1981, él fue el director de fotografía y es un fotógrafo que le da mucha importancia a la luz natural y a los paisajes abiertos.

¿Quién no recuerda el dolor o la locura reflejada en la cara de Martin Sheen en “Apocalipsis Now”? El creador de estas sobrecogedoras imágenes es Vittorio Storaro, creador de otros fantásticos trabajos como “El último emperador” (1987) o “Dick Tracy” (1990). Ganador de 3 Premios Oscar por Apocalipsis Now, Rojos y El último emperador

Roger Deakins, trabajo habitualmente con los Hermanos Cohen, Deakins realiza un trabajo genuino con el uso de color al natural. Hace maravillas tanto con color como blanco y negro. Suyas son las impactantes escenas gélidas de “Fargo” (1996)

Los contraluces, la tendencia a la subexposición y el absoluto domino de la fotografía en blanco y negro son algunos de los rasgos de su reconocible estilo, hablo de Gordon Willis, de él es la fotografía de una de las grandes trilogías del cine, “El padrino”.

Janusz kaminski, ha realizado unos impresionantes trabajos como los que vimos en “La lista de Schindler” (1993) o “Munich” (2005). Kaminski lo domina casi todo, luces, sombras, luz natural e interior. Ganador de 2 Premios Oscar por La lista de Schindler y Salvando al Soldado Ryan.

Pero no solo en el extranjero hay excelentes directores de fotografía, México tiene lo suyo. Uno de ellos es el gran Gabriel Figueroa, estudió pintura en la Academia de San Carlos, y de música en el Conservatorio Nacional y después fotografía en Estados Unidos. Su primer trabajo formal fue la fotografía de Allá en el Rancho Grande, que lo hizo merecedor de un premio en el Festival de Venecia. A partir de los años cuarenta se convirtió en el camarógrafo habitual de Emilio el Indio Fernández, con el cual formó una mancuerna excepcional.

Maestro de la luz y de los contrastes cromáticos. Su trabajo fue reconocido en prácticamente todos los festivales internacionales y, en México, recibió el Ariel en varias ocasiones.

Y en la actualidad esta, Emmanuel Lubezki, estudió historia y cinematografía en la UNAM. Recibió un Ariel por su trabajo en la película Como agua para chocolate en 1992. Ha ganado el Oscar en tres ocasiones como director de Fotografía en Gravity, Birdman y The Revenant y fue ocho veces nominado al Óscar por su trabajo.

Sin duda la fotografía en el cine y en nuestras vidas es imprescindible, así que no queda más que decir “Sonríe”.