Rechaza académico el sacrificio de cocodrilos

Helios Hernández, muestra los cráneos de dos víctimas del hombre.

.

  • Los humanos deben cambiar su “chip” y dejar de tenerle miedo al cocodrilo, porque esa especie es más bien víctima del hombre, no victimario

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit

.

Helios Hernández Hurtado, responsable técnico del reptilario Cipactli, del Centro Universitario de la Costa, considera indebido sacrificar al cocodrilo que supuestamente atacó a un hombre en el Río Ameca y aclara, en el récord de ataques entre humanos y cocodrilos, la batalla la van perdiendo estos últimos, pues son más las agresiones que sufre.

Ante la gran  polémica que se ha suscitado en redes sociales como consecuencia de la presunta muerte de un desconocido, cuyo cuerpo fue rescatado esta tarde en el Río Ameca, consideró que es necesario que los humanos cambiemos el “chip” y aprenda a convivir con la especie, como ya ocurre en San Blas, en la Tovara, y en el sur de Jalisco, en la Manzanilla, donde hay cocodrilos de más de cinco metros.

Abundó que los cocodrilos de la zona de Bahía de Banderas, pueden crecer hasta más de seis metros y medio, pero la gente no lo permite y en los últimos veinte años la mayor dimensión que han alcanzado son los cuatro metros.

En cuanto a la posibilidad de hacer un espacio adecuado y suficiente para cocodrilos, Helios Hernández comenta que lo primero que hay que hacer notar, es que son pocos cocodrilos, y que este ha sido su hábitat por años, y reflexionó, cómo los pobladores prehispánicos no los perseguían, sino que lo deificaron y convivían con él en toda la zona.

Lamentó que a la gente le parece que hay muchos, pero en realidad son pocos, y por eso es importante respetarlos. En cuanto al que ya atacó a un hombre, descartó que éste siga atacando a más humanos, porque el cocodrilo lo que busca son presas de oportunidad.

Por eso concluye que se debe respetar a los cocodrilos de la zona, no tienen que moverse a otras áreas. “Aquí mismo tienen que quedarse y los que debemos cambiar somos los humanos, y aprender a respetar los señalamientos que marcan territorio de cocodrilos”.

Además, destacó, son un atractivo turístico, y se puede apreciar en San Blas, donde cientos de automovilistas se paran a contemplar los alligator en la laguna cercana a la Tovara. Lo mismo pasa en la Manzanilla, en el sur de Jalisco, insiste.