CiudadLocal

Humanos alteran comportamiento de cocodrilos

Jaime Torres, encargado del Área Natural Protegida del estero de El Salado.

.

  • Cazan solo en el agua y en la orilla; nunca perseguirán a una persona en tierra.

.

Por José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

.

Alimentar a los cocodrilos ha sido un hábito muy malo por parte de los habitantes y turistas de esta región, pues eso altera su comportamiento natural y les hace perder el miedo al ser humano, lo cual provoca que puedan acercarse a las personas sin dudarlo y propicien una situación de ataque, como la ocurrida en días pasados en el río Ameca.

Así lo expuso el biólogo encargado del Área Natural Protegida del estero de El Salado, Jaime Torres, quien afirmó que los cocodrilos más peligrosos de la bahía se encuentran en Boca de Tomates, precisamente por la situación mencionada, y que esos mismos son los que merodean por la desembocadura y aguas del río Ameca.

“Hay personas que alimentan a los cocodrilos, eso es terrible. Los cocodrilos se acostumbran y le pierden el miedo a la presencia de un humano, alteran el equilibrio natural de su especie. Es probable que este cocodrilo que atacó al pescador en el río Ameca fuera uno de Boca de Tomates”, dijo Jaime Torres en entrevista para Vallarta Opina.

Por ello Boca de Tomates debe estar más protegida, no solo con la malla que impide que los más de 35 cocodrilos adultos de entre dos y cuatro metros que viven ahí caminen hacia el acceso, sino personal que vigile todo el tiempo la zona y que restrinja el paso hacia ella durante la noche.

Como Boca de Tomates hay muchos otros puntos en la bahía plenamente identificados con letreros que advierten sobre la presencia de estos reptiles; es por eso que el paseante debe tener precaución, debido a que dentro del agua hay muchas posibilidades de que esté oculto un cocodrilo.

“Hay señalamientos en las zonas de alto riesgo de encuentro con cocodrilos, la autoridad los ha colocado (…) donde los veamos, es donde hay mayor riesgo, obviamente todos los cuerpos de agua de Vallarta podrían tener cocodrilos porque es el hábitat natural de la especie, pero donde hay señalamientos, son los puntos de más alto riesgo”.

El biólogo abundó que los letreros de metal a veces eran quitados por la gente para usarse como comal, por lo que ya son reemplazados por otros de material plástico.

.

COCODRILOS NO ATACAN A HUMANOS EN TIERRA

Pese a los hechos ocurridos, es muy poco probable que un cocodrilo ataque a un ser humano, debido a que estos reptiles buscan su presa en el agua y no tierra adentro; en realidad pasan el 98 por ciento de su tiempo sumergidos, son más acuáticos que terrestres.

“El riesgo en realidad es que las personas se metan a los escurrimientos, a los cuerpos de agua, porque los cocodrilos nunca se alejan de forma natural del agua, más allá de 5 metros para tomar el sol, ellos no van a perseguir a un ser humano que esté distante”, afirmó.

Por eso los humanos solamente son atacados cuando se sumergen en el agua donde habita el cocodrilo o bien, están a poca distancia de la orilla.

“Es como meterse a la jaula de los leones”, dijo el experto, al explicar que si una persona no se aproxima peligrosamente hacia un cuerpo de agua riesgoso no tendrá por qué ser atacada.

“Es falso que un cocodrilo vaya a atacar a una persona por el simple hecho de que esté a unos metros de su hábitat paseando. Los cocodrilos no persiguen a sus presas”.

Por otra parte, la dieta de los cocodrilos no incluye mamíferos, además de los mapaches, pues mayormente comen peces que habitan los esteros y lagos, nunca buscan una presa en tierra, es solo cuando alguien nada sobre la superficie del agua que el saurio no distingue si es un pez o anima y entonces, si tiene hambre, lo ataca.

En estos mismos lugares donde hay letreros sobre la presencia de cocodrilos la gente debe evitar llevar a sus perros, ya que son animales curiosos que se acercan al agua y si ven al cocodrilo le ladran, situación que tienta al reptil para engullirlos.

.

PUNTOS DE RIESGO

Existen al menos cinco puntos de alto riesgo en la bahía y otros más de riesgo existente para que un ser humano se encuentre con un cocodrilo y pueda tener un desenlace fatal, según constató Vallarta Opina en un recorrido realizado por los mismos.

Los de mayor riesgo son Boca de Tomates y tanto la ribera como la desembocadura del río Ameca; todo el cuerpo de agua de la Marina en Vallarta y el estero de El Quelele, en Nuevo Vallarta, donde también hay marina; la vena de Los Tules y el estero en el campo de golf de la calle Albatros, junto al aeropuerto.

En esos lugares hay señalética con advertencias sobre la presencia usual de cocodrilos y es donde la gente no debe, bajo ninguna circunstancia, meterse a nadar ni estar cerca del agua. Por otra parte, hay áreas en las que ocasionalmente han sido avistados estos saurios y de menor tamaño.

Estos son los pantanos que se forman a un lado de la avenida de Los Poetas; el canal de San Carlos que va desde el estero El Salado, pasa por la avenida México y se interna en la ciudad; la desembocadura y cauce del río Pitillal; el canal y lago del boulevard en el Walmart de Nuevo Vallarta; y el estero de La Lancha, en Punta Mita.

En esos lugares tampoco se recomienda nadar, aunque estar cerca del agua no representa un grave peligro como en las áreas con letreros, pero sí sucede que los cocodrilos jóvenes, de metro y medio de largo, se transportan o resguardan en sus aguas para escapar de las peleas con ejemplares adultos por territorio y reproducción.