Consejos de una abuelita modernaGente PV

La envidia que corroe y destruye

Al conspirar contra el elegido por el pueblo, nos guste o no, se conspira contra ese México que los verdaderos patriotas amamos profundamente.

.

Por un México mejor

.

Es en verdad lamentable ver la forma de actuar en esos personajes que osan ser “grandes políticos”, y lo único que demuestran es estar muy molestos por no haber logrado sus cometidos a pesar de que por todos los medios han tratado de ser esos “elegidos populares”, y desgraciadamente es sólo por… la envidia que corroe y destruye.

Por lo menos uno de ellos que hasta ha osado decir que el Presidente Electo se está burlando o mintiéndole al pueblo (es porque no soporta que algunas mujeres ocupen un importante puesto político, después de haber de haber dicho: “Las viejas a su casa“)… A través de los años, si no lo lograron, están dispuestos a cualquier cosa con tal de no perder “su fama o un hueso”, en lugar de unirse en pro de mi México querido para tratar de salvarlo del yugo extranjero, que con tanta corrupción y ambición desmedida… ¡estamos perdiendo! Y tratan de destrozar al que quedó… “en el envidiado puesto”

A como dé lugar procuran ser el centro de atención, creando situaciones que ni ellos mismos se creen, por ejemplo, su “secuestro”. no me explico por qué se siguen atacando entre ellos, si en verdad lo que dicen que hacen es para “beneficiar a este vejado país que aman y respetan tanto”, sin importarles el trato recibido que se les da a los “nuevos esclavos ciudadanos”, que por necesidad tienen que laborar en esas empresas extranjeras (minas, bancos, fábricas, gasolineras, hoteles, construcciones, etcétera); ya que los muy honrados políticos, con el pretexto de traer “fuentes de trabajo” para nuestro pópulo,  con esas nuevas leyes, sólo ayudan a  “poderosos y empresarios extranjeros”, por lo tanto… ¡todos los esclavos se tienen que sujetar a sus reglamentos!, si no, viene de inmediato el despido, porque gracias a ellos ya todos tenemos trabajo y… ¡se acabó desocupación y el hambre en nuestro país, ganando así, el primer lugar en gordura a nivel mundial!

Al conspirar contra el elegido por el pueblo, nos guste o no, se conspira contra ese México que los verdaderos patriotas amamos profundamente y deseamos salvar del  yugo extranjero, la delincuencia, los secuestros, el tráfico de drogas, tierras, órganos y personas; esa violencia interminable porque lo vemos hasta con los “adultos menores” que sólo siguen el ejemplo de los “adultos mayores”; venganza, ira, cruel discriminación, odio, la falta de respeto para con nuestra patria y pópulo ¡hasta en los medios de comunicación!

Porque estoy segura de que todos queremos vivir dentro de un ambiente de respeto, justicia, paz y verdadera libertad, ¡no libertinaje en todos los aspectos!, donde las nuevas leyes no sólo protejan a los elegidos, si no hasta al más humilde carente de recursos económicos… ¡que son los más desprotegidos!

Todos somos hijos de ésta maravillosa nación tan llena de riquezas y recursos naturales, que, si la hubiéramos explotado con mucho respeto y gran amor, en forma honrada y digna… ¡no existiría el hambre ni la desesperación en nuestra inigualable gente!, que por naturaleza es grandiosa, muy humana, solidaria, unida, y ¡con un corazón de oro!

¡Tendríamos para dar, prestar y regalar hasta a otros hermanos que sufren en diferentes partes de éste enigmático Planeta Tierra! (recuerden las grandes tragedias vividas) …

Por eso nuestro divino país ha sido tan envidiado y deseado por algunos extranjeros corruptos, que siempre de una forma u otra nos lo han querido robar a través de los siglos… Nuestra triste realidad es que son auspiciados por esos “traidores a la patria protegidos por tanto… ¡fuero y poder!, que, aunque sean detenidos “in fraganti”, ¡salen absueltos!, y como premio se les da un nuevo hueso para que se les pase el susto…

Ahora más que nunca, por amor a nuestro México querido, no debemos hacer caso ni “cazuela”, a esos “personajes poderosos”, enfermos de… “la envidia que corroe y destruye”, los que piensan que metiendo cizaña en nuestra bella y recia raza de bronce… ¡lograrán nuevamente dividirnos para lograr su cometido!: ¡“Divide y vencerás”!

Pido de nuevo unirnos en oración para que a esos pobres “políticos corruptos“, Dios les toque el corazón y dejen de hacer tanto daño a nuestra amada nación; le otorgue el Don de la sabiduría al nuevo Presidente Electo y a todo su Gabinete; y así unidos trabajando conjuntamente en pro de nuestro divino México ¡lograremos vivir en esa forma tan anhelada por todos los mexicanos; evitando a toda costa la destrucción de la inocencia que representa nuestro futuro, y “la envidia que corroe y destruye”.

.

Cariñosamente Ana I.