Mala planeación urbana afecta el hábitat natural

Cocodrilos por naturaleza temen a la gente.

.

  •  Expertos del sector ambiental coinciden en la necesidad de que la Sermarnat tome medidas sobre estos animales.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit

.

Ante la fuerte discusión generada en la Bahía de Banderas por el supuesto ataque de un cocodrilo, en contra de un desconocido, se estima necesario que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales tome las medidas correspondientes y determine qué es lo mejor para la gente y para los animales que pueden ser confinados en un espacio adecuado.

Funcionarios del sector ambiental que omitieron sus nombres, coinciden en el sentido de que aunque está muy trillado el argumento, la realidad es que los humanos se están metiendo a “la casa de los animales. Esa es la realidad”.

Y es que los humanos pensamos que todo está a nuestra disposición, y no es cierto; lo que hace falta es planear en donde tener las casas, y es falta de interés de conservar los sitios naturales…Ante la situación que se ha generado en la región de Bahía de Banderas, debería de haber una campaña de concientización de los expertos para difundir entre la gente información certera.

Funcionarios de Semarnat y de la Conanp, coinciden en mostrarse extrañados de que se presente esta situación en Bahía de Banderas, cuando en San Blas no se ha presentado a pesar de que es más abundante la población de cocodrilos, y hasta ahora no existen ese tipo de ataques.

Por el contrario,  en San Blas, el cocodrilo es un atractivo turístico y por ello Semarnat debería tomar cartas en el asunto, para reubicar a los animales, porque ya hay actividades humanas que resultan incompatibles con su presencia.

También señalan que en San Blas, históricamente han convivido los pescadores junto con los cocodrilos, y no son habituales este tipo de casos, por lo que habría que analizar cuál es la situación de cada uno de los casos, porque lo cierto es que lo que ha ocurrido en San Blas, es que la gente va y casi se monta en los cocodrilos.

Hasta ahora se tiene el antecedente de que solo un niño fue atacado, pero el accidente ocurrió porque un niño se echó un clavado en la Tovara y estaba el cocodrilo  y le cayó encima, y el niño nada más fue mordido, no hubo nada qué lamentar.

Ante el ambiente de psicosis que existe en la Bahía de Banderas, comentan que la especie son depredadores, pero no atacan a la gente, sino al contrario, le temen a la gente.