Que viva México, perros

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera

.

Por ahí anda diciendo la mexicanada populachera que todos los mexicanos valemos madre, que somos mayates de los gringos, taqueros, pedos a morir, burros sinvergüenzas que les pegamos a las viejas y quién sabe cuántas pendejadas.

Toda esa perrada amargada tiene una falsa visión de quienes somos los mexicanos. El mexicano desciende de la raza de bronce que es más chingona que la aria, tuvimos una gran civilización que ni los cabrones griegos se imaginaron. Los españoles se quedaron con el hocico abierto cuando por primera vez entraron a Tenochtitlan pensando que estaban en otro planeta.

Los mexicanos soportamos y seguimos soportando, heroicamente,  cabronazo y medio desde los aztecas, los españoles, los gringos, los políticos rateros pero todo nos ha hecho lo que el viento a Juárez, con esa actitud tan chingona y tan admirable que ni Sartre la pensaba: hacerle al tío lolo. A los mexicanos nadie nos engaña y si no la hacemos de pedo es porque no nos conviene pero si nos hacen emperrar sacamos las forifaiv y con buches de tequila le pegamos de balazos hasta a las moscas.

Tenemos la mejor y la más variada comida del mundo, tenemos billetes pa aventar pa arriba que nos da gratis la naturaleza, el mejor sistema judicial, legislativo y ejecutivo que baila al son que toque la lana. No hay quien aguante cañonazos tan macizos y todo el mundo feliz ¿vedá papá? Somos la nación más feliz e inteligente del mundo entero porque hasta a Hitler lo hubiéramos robado. Y si se pone perro el güero del norte con su pinche muro apantallapendejos los polleros y la verde seguirán pasando. México rifa batos amargados y agachones porque no saben lo chingón que somos los mexicanos. Una raza destinada a gobernar no sólo al planeta tierra sino a galaxias enteras. Estamos destinados a dirigir los destinos del universo no le hagamos al ensarapado porque, ¿con qué armas contamos? Con la verde naturaleza que se quema por todo el mundo, con los tacos, el tequila y con EL GRAN CORAZÓN de nuestros paisanos. No le busquen porque como dijo el finado Napo: con tres Morelos domino al mundo.

Haciéndole al pendejo somos potencia y esa, sí esa, es nuestra principal arma.

Que viva Mésico y el cabrón del tío lolo.

Arriba México, perros.