Gente PVPercepciones

El hambre de Manuel Velasco y la transformación

Ya no se sabe quién está peor, si el Senado de la República Mexicana o Manuel Velasco, pero lo que sí sabemos es que ambos no están muy bien que digamos.

.

Por Roberto Franco Briones
Consultoría en Imagen Pública ICONOS

.

Ya no se sabe quién está peor, si el Senado de la República Mexicana o Manuel Velasco, pero lo que sí sabemos es que ambos no están muy bien que digamos.

Tenemos a los senadores, que realmente quisiera pensar que le dieron la licencia a Manuel Velasco por mera falta de experiencia, aunque todos sabemos que la cosa no es tan sencilla. Atrás de eso hubo acuerdos y la prueba es el casual cambio de bancada de cinco diputados del Partido Verde Ecologista de México a Morena.

Da la impresión de que el gobernador peor calificado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) con 3.1% de aprobación dentro del sector empresarial, dejó calentando el asiento en su curul de la cámara alta en caso de necesitar inmunidad, pues realmente no creo que se haya arrepentido en el camino, sino que cuando emprendió el viaje como senador y dejó la gubernatura ya sabía que iba a volver “hasta el último minuto del 8 de diciembre” como él lo señaló. A lo cual no sé si el pueblo chiapaneco dio brincos de alegría o se encerró a llorar al escuchar sus declaraciones.

Sin embargo, mientras hay misterios sin resolver, también hay cosas que van quedando muy claras, y una de ellas es que en la ya denominada “cuarta transformación de México”, lo que no cambiará será el chapulineo de los políticos, a quienes les encanta brincar de un cargo de poder hacia otro, como históricamente se ha hecho aquí.

Muy pocas veces he estado de acuerdo con lo que dice Gustavo Madero, sin embargo, en esta ocasión apoyo la siguiente petición que le hizo a la cámara alta “cuidemos al senado; cuidemos la dignidad del senado. No a las simulaciones, si de algo está cansada la gente es de las simulaciones”. ¡Bravo! Lástima que nadie lo escuchó bien.

Es momento de pensar qué es lo que ya no quiere la gente para no repetir patrones políticos que existen desde hace mucho tiempo. Patrones de los cuales los mexicanos estamos hartos y por lo cual hicimos un voto de castigo que colocó a MORENA en un lugar privilegiado.

Políticos, si realmente quieren hacer una carrera larga en este país, cuiden su imagen, busquen ser coherentes en los estímulos que lanzan y escuchen a la gente. Dejen de actuar sólo por interés propio o por adquirir más poder.

MORENA tiene una oportunidad de demostrar que en México no se producen sólo políticos ensimismados, ahora, dada la coyuntura, tienen la oportunidad de reconstruir la percepción del legislativo obteniendo como beneficio el respeto de una profesión que hasta hoy es altamente aborrecida.

Si esto fuera la escuela, Manuel Velasco fue un examen que reprobaron política y perceptualmente, no se esperen hasta el último bimestre de su legislatura para intentar pasar la materia. Empiecen haciendo bien las cosas, verán que su imagen despuntará. Hagan lo que nunca se ha hecho, cuiden su reputación.

.

Roberto Franco Briones
Consultoría en Imagen Pública ICONOS
Tel. (55) 6360 4389
www.consultoriaiconos.com