Transporte público, sin grandes mejorías

  • AUNQUE existen algunas unidades nuevas, la mayoría son casi chatarra.

.

Por Eugenio Ortiz Carreño
Riviera Nayarit

.

Más de 6 meses de retraso lleva la renovación del transporte urbano de Puerto Vallarta, de acuerdo al anuncio que realizó el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, desde el pasado mes de marzo con la puesta en marcha de la primera etapa de lo que sería el modelo empresarial, donde los nuevos autobuses contarían incluso con aire acondicionado, pero la realidad que vive el residente y sufre el turista nacional y extranjero es otra.

Mientras que los 30 autobuses que se mostraron para dar paso a la primera etapa de renovación, ahora hemos constatado que más de 20 unidades permanecen la mayor parte del día en el área de encierro ubicada en la colonia la Floresta en la delegación de El Pitillal.

Las unidades chatarra que habían sido retiradas de la circulación, han regresado a operar en las rutas que cubren tanto las colonias populares, como en la zona hotelera y zona centro. A nadie le extraña ver unidades descompuestas sobre la avenida Francisco Medina Ascencio, las cuales dejan “tirados” a los usuarios y se ven obligados a subirse a otra unidad.

El interior de las unidades es totalmente incómodo porque no tienen asientos y en el mejor de los casos, los han equipado con los restos de asientos de otras unidades. Ayer mismo, pudimos constatar como una unidad de la ruta Bobadilla- Banús que realiza un recorrido desde la zona centro hasta la localidad de Campo Verde, y a un costado de la delegación de Ixtapa, traía los asientos rotos y los que padecieron más la incomodidad fueron los adultos y precisamente los turistas.

El tema del transporte urbano en Puerto Vallarta, como bien lo marcó el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz en su presentación del nuevo modelo de transporte “se tiene un retraso de 30 años” y puntualizó que “saldrán de la circulación 490 unidades que operaban, para introducir el esquema  empresarial que tendrá un total de 334 camiones ecológicos de gas natural”.

Al acto acudieron tanto empresarios e integrantes del sector turístico, como el senador Rafael Yerena Zambrano, pero a seis meses del anuncio, el rostro de cambio del transporte urbano no se nota y por el contrario, han retornado aquellas unidades que les fueron retiradas tanto a los integrantes de la Alianza de Transportistas Vallartenses conocidos comúnmente como verdes, así como a los azules que se denominaban la Unión de Permisionarios de Puerto Vallarta.

.

Bahía de Banderas, malo y caro.

Las poblaciones de Bahía de Banderas no están mejor en este rubro, pues el servicio que prestan las unidades de Autotransportes Medina y las empresas afiliadas a diversas centrales de trabajadores como la CTM, la CROM y la Acaspen, entre otras, es cada día más caro y malo, pues las unidades no están en mejores condiciones.

Son frecuentes las quejas de los usuarios por el servicio que prestan las combis y urban pues los choferes son de lo más groseros con el pasaje y además están sucias, rotos los asientos y en general en las más lamentables condiciones. Desde hace años el mismo Rafael Yerena señalaba esa situación al considerar que la gente de Bahía de Banderas, padece un transporte peor al que se tiene en Puerto Vallarta.

Las combis y urban han modificado el acomodo de sus asientos y los “visten” hasta con peluche, pero nunca los lavan y además la gente va apretada, “como sardina”, porque quieren llenarla a como dé lugar.

Las rutas donde prestan servicio son desde Puerto Vallarta a San Juan de Abajo, a Valle de Banderas, a la Cruz de Huanacaxtle y los puntos intermedios. Mientras en Puerto Vallarta, la tarifa oficial es de 7.50 pesos el pasaje, en Bahía de Banderas, la mínima es de 8.00 pesos, pero varía de 12.00 a 16.00 pesos los tramos entre una comunidad a otra y eso encarece más los trayectos.