Club CulturaGente PV

El arte olímpico

Los juegos olímpicos modernos se iniciaron gracias Pierre de Coubertin, para él, el arte formaba parte del ideal olímpico tanto como el deporte.

.

Por Teresita Hernández

.

Sin duda los Juegos Olímpicos son un sueño para cualquier deportista, pero, sabías que el arte era parte de esta justa deportiva. Así es, la única diferencia entre nuestras Olimpiadas actuales y las de la antigua Grecia o incluso las primeras Olimpiadas modernas es que en ellas las modalidades deportivas y artísticas eran igual de importantes.

Los juegos olímpicos modernos se iniciaron gracias Pierre de Coubertin, para él, el arte formaba parte del ideal olímpico tanto como el deporte, en su afán por emular los Juegos de la antigua Atenas él quiso incluir las disciplinas artísticas a la par que las deportivas. Así fue como en el año de 1912 en los juegos de Estocolmo el arte estuvo presente en las competencias. Las pruebas de arquitectura, literatura, música, escultura y pintura se premiaban con medallas de oro, plata y bronce, eso sí, la temática debía estar vinculada al deporte.  Walter Winans ganó medalla de oro para la escultura, gracias a la creación de un caballo de bronce de medio metro. Los últimos juegos donde estuvo presente el arte fue en Londres 1948.

En la primera edición hubo muy poca participación de 35 artistas, lo que hizo que gran parte de las categorías quedaran desiertas. Tras la I Guerra Mundial el programa artístico de los Juegos no pudo contar aún con una destacable participación, pero a partir de los Juegos de París de 1924 empezó a incrementarse, pero el gran salto se dio en los siguientes, los de Ámsterdam 1928, que ya contaron con 1.100 obras artísticas presentadas, además los artistas podían vender sus piezas al finalizar los Juegos.

A partir de Helsinki 1952 las competencias de arte desaparecieron, en su lugar quedó un programa cultural, denominado “la Olimpiada cultural” que es de carácter obligatorio para los organizadores de unos Juegos y tienen como fin promover las relaciones humanas, el entendimiento mutuo y la amistad entre los países participantes. En el tiempo que duraron estas competencias culturales se entregaron un total de 151 medallas a obras de arte participantes. Dos de las medallas fueron ganadas por atletas, estadounidense Walter Winans, oro en tiro con revólver en Londres 1908 y oro en escultura en Estocolmo 1012, así como el húngaro Alfréd Hajós, doble oro en natación en Atenas 1896 y plata en arquitectura en París 1924.

A partir del 2004, el Comité Olímpico Internacional ha celebrado un Concurso Oficial de Deportes y Arte previo a cada uno de los Juegos.

Las prácticamente olvidadas competencias de arte dentro de los juegos olímpicos demostraron que el deporte y la cultura pueden ir perfectamente de la mano.