CiudadLocal

Sin regularización, la industria de la belleza

En centros de playa como Puerto Vallarta cada vez hay más clínicas de tratamientos de belleza que no son atendidos por profesionales capacitados.

.

  •  Urgen a regular y profesionalizar el sector en esta ciudad.

.

Por Rodrigo López Becerril
Puerto Vallarta

.

La industria formal del embellecimiento físico expone la urgencia de regular, profesionalizar y elevar los estándares de calidad de las empresas del sector, toda vez que más de 35 por ciento de quienes se dedican a esa actividad se desempeñan en el mercado informal, con altos riesgos a la salud.

“Tristemente, mientras en muchos países te piden una licencia para ejercer cualquiera de estas disciplinas, en México cualquiera pone una sillita y se pone a aplicar tratamientos de belleza a veces comprometiendo la salud de las personas”, afirmó aquí el representante del Consejo Mexicano de la Industria del Embellecimiento Físico, Gustavo Guisa.

Durante la invitación que hizo a la Expo Beauty Show que se realizará en la Ciudad de México del 28 al 30 de octubre en el Centro Banamex,  reveló la alta exposición de la salud del consumidor en el mercado informal, además destacó que en centros de playa como Puerto Vallarta cada vez hay más clínicas de tratamientos y negocios de belleza, no necesariamente atendidos por profesionales capacitados.

La industria de la belleza se trata de un sector en expansión acelerado, situación que también genera la aparición y cierre de negocios; el 1.1 por ciento de los trabajadores se dedica a la industria de la belleza, lo cual quiere decir que es una gran cantidad de población en México.

Esto debido a que es muy fácil abrir un centro de estética porque la inversión realmente no es muy alta, “pero por esa misma facilidad también muchas de la personas no lo saben gestionar porque no tienen las características administrativas para lograrlo y así como nacen muchos, mueren muchos y es una de las industrias con una vida muy efímera, cuando puede ser muy diferente haciendo a estos negocios viables y de alta productividad”.

Si bien México es un referente en materia de belleza, “la autoridad no ha sido lo suficientemente proactiva para cubrir los frentes de la educación, la regulación, el ejercicio laboral, entre otros”, señaló Guisa.

Hoy, dijo, ya se consiguió que los salones de belleza alcancen la certificación que da seguridad al consumidor porque el que la tiene ofrece altos estándares en sus servicios, tanto de calidad como de higiene, sin embargo, no es un requisito obligatorio.

Aunque ya existe una Norma Mexicana, los organismos patronales del sector tratan de elevarla a Norma Oficial Mexicana y a pesar de la gran cantidad de personas dedicadas a esta actividad en el sector servicios, “no somos de gran importancia para el gobierno”.

El problema de esta práctica, manifestó, es que se presentan casos no conocidos como una epidemia de onicomicosis en las uñas de las manos por falta de higiene, sin contar con la gran cantidad de casos de enfermedades de la piel y cuero cabelludo.

Sobre la necesaria regulación, el representante del sector, señaló que se realiza un estudio muy preciso para evitar que los establecimientos formales y que hacen grandes inversiones en materia de salud, producto e instalaciones resulten perjudicados.