Cifra sin cuenta

Osama bin Laden.

.

Por Humberto Aguilar

.

Se vivió ayer en Nueva York el evento en memoria del Septiembre 11, en el 17 aniversario del enorme golpe de Al Qaeda en contra de los Estados Unidos. Aquel evento dejó atónitos a todos los que observaron cómo dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York, que provocaron más de tres mil personas fallecidas.

Por supuesto la cifra no es exacta. Peor aún, no se sabe el número de mexicanos, indocumentados que cayeron en ese terrible episodio, familias que sobrevivieron por no encontrarse en ese lugar, señalan que el número es indefinido y sin historia. Fueron mexicanos que al no tener documentos que probaran su identidad, trabajaban –dicen- con documentos falsos, los cuales abundan en cada ciudad donde viven estos mexicanos indocumentados.

La tragedia aún está presente. Osama bin Laden se burló por muchos años de los norteamericanos, escondiéndose en su lugar de residencia, bajo una casa de campaña desde donde enviaba sus amenazas, parecía que lo hacía en los campamentos del desierto, donde fue buscado minuciosamente sin conocerse que precisamente era en el interior de su cads donde tenía esa improvisada casa de campaña.

Fue durante el gobierno de Barak Obama cuando se descubrió. Se planeó cuidadosamente el ataque para darle muerte, mediante un ataque nocturno de helicópteros.

Osama bin Laden murió en el ataque, su cuerpo fue rescatado por los mismos atacantes y se lo llevaron a un porta aviones cercano al lugar donde se produjo la intervención.

En el evento murieron varios de los norteamericanos, cuando uno de los helicópteros se desplomó. Por lo sorpresivo del evento no había guardias musulmanes. La operación fue perfecta.

A 17 años de esta historia aún conmueve volver a vivirla en las grabaciones que se ven por televisión.

En México solamente se recuerda lo que se ve en los noticieros, ninguna autoridad procura hacer mención ni organizar un evento en su memoria, son mexicanos sin nombre cuya historia verdadera no se va conocer nunca.

Están desaparecidos oficialmente como los 43 de Ayotzinapa, como los más de mil 700 muertos encontrados en Veracruz en fosas clandestinas.

Otros miles de mexicanos más se han encontrado por todo el país, son víctimas de la delincuencia organizada, que mata y sepulta a sus víctimas sin recibir el castigo que merecen. Elevemos una oración por la vida de esos mexicanos que no tienen cuenta.