Educación y ParentalidadGente PV

Algunas preguntas pertinentes para estudiantes de licenciatura

Ingenuamente cuando iniciamos una carrera, sea licenciatura o ingeniería, podríamos pensar que el futuro nos está dado.

.

Por: Dr. Jesús Cabral Araiza

Aprendamos a apreciar que habrá momentos en que los árboles van a ser descubiertos y esperemos con interés el momento en que podamos recoger la fruta.
– Anton Chekhov

Ingenuamente cuando iniciamos una carrera, sea licenciatura o ingeniería, podríamos pensar que el futuro nos está dado. Más aún, nuestros padres o tutores lo ven como un síntoma inequívoco que hemos sido ya exitosos en la vida. Si bien es muy importante dicho nivel escolar, no significa la garantía del éxito futuro o siquiera profesional.

.

Contexto

Vallamos por partes, durante las décadas de 1940 y 1950 ser licenciado en… era prácticamente un título nobiliario, la garantía de un futuro promisorio y la certeza de ser alguien en la vida, más si dicha carrera era medicina, arquitectura o derecho, entre otras. Ya para la década de los 60´s y 70´s la masificación, diversificación profesional y en inicio del auge de los posgrados, degradan de inicio decir que solo se cuenta con el título de licenciatura. De 1980 a la fecha la situación se ha acentuado, y ya no es digno de presumir entre las familias clasistas que se es licenciado en, pues equivale en muchos casos a decir que se sabe leer y escribir, ahora se busca tener maestría y doctorado, y preferentemente en el extranjero, aunque de ello no se de garantía de calidad o excelencia, pero ya hablaremos de ese aspecto.

.

Preguntas

Ahora bien, existen una serie de preguntas que, de igual manera, aunque no garantizan el éxito profesional, sÍ deben responderse para quien invierte su tiempo y parte de su vida en estudios profesionales sean con posgrado o no. Dichas preguntas muchos de nosotros quisiéramos haberlas hecho antes de estudiar, a fin de saber de las motivaciones personales y posibilidades de incorporación al mercado laboral entre otras circunstancias ligadas a nuestra profesión. Veamos:

Preguntas personales: ¿Por qué estudias realmente esta profesión? ¿Alguien te presionó o influyó con base en sus motivaciones y no las tuyas? ¿Fue elección por tradición profesional familiar? ¿Es lo que deseaba tus padres o alguno de ellos? ¿Has considerado que lo que estudias quizás no es lo tuyo, y mejor podrías cambiar de carrera? ¿Conoces muy bien tus habilidades y destrezas personales para incorporarte a trabajar en equipo y elegir un trabajo individual?

Preguntas profesionales: ¿Sabes cuántos profesionistas egresan de lo que deseas y cuántos requiere tu mercado nacional o regional? ¿Crees que un posgrado en tu profesión elevaría tus posibilidades laborales? ¿Cuentas con posibilidades reales de hacer un posgrado con apoyo? ¿Te consideras con destrezas especiales en tu área de estudio? ¿Tus calificaciones corresponden a tus competencias? ¿Buscas relacionarte permanentemente con personas a las que deseas imitar profesionalmente? ¿Te has evaluado en destrezas profesionales para saber si eres bueno en lo que te gusta? ¿tomas cursos o capacitación por tu cuenta y sin que te obliguen a hacerlo? ¿Cuentas con el apoyo familiar para iniciar y terminar tus estudios sin que sean interrumpidos por alguna falta de apoyo? ¿Sigues luchando con tu familia por convencerla que vale la pena la profesión que has elegido?

Preguntas de contexto: ¿Sabes cuáles son las tendencias de mercado profesional internacional y nacional o regional? ¿Sabes si en los programas gubernamentales figura como destacada o importante la profesión que has elegido? ¿Sabes si el gobierno apoya con becas o algún otro apoyo las áreas de tu preferencia? ¿Sabes si la profesión que eliges tiene el reconocimiento profesional, bien remunerado o acorde a lo que aspiras?

Pues bien, aun y cuando no son todas las posibles preguntas, al considerar que lo que estamos estudiando es viable, pertinente o incluso aceptado por nuestra red de apoyo personal y profesional, bien vale pena tratar de contestarlas, pues quizás en ello podremos hacer un viraje importante, o igual convencernos que hemos hecho una buena elección y que cada día estamos más enamorados de nuestra profesión.

La justificación de ello está en el 15 a 25% de alumnos que desertan cada ciclo escolar, producto de diversas causas, entre ellas, mala orientación vocacional, falta de apoyo familiar, dudas sobre el futuro profesional, convencimiento de que no era realmente lo que deseaban estudiar, cambio de expectativa sobre la profesión, entre otros aspectos. Que pase buen día.