Los verdaderos amigos

Por Luis Alberto Alcaraz

.

EL VIEJO ADAGIO. Dicen que en la cama y en la cárcel se conoce a los verdaderos amigos, así que aunque no está en la cárcel, el ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, debe estar conociendo hoy con certeza quiénes son sus verdaderos amigos, porque es evidente que el sábado anterior nadie lo extrañó en el vestidor de Saúl Álvarez, donde antaño el nayarita era figura VIP en cada pelea del jalisciense. Al término de su polémico combate, El Canelo Álvarez apresuró su rueda de prensa y se trasladó a The Mansion at MGM, un exclusivo desarrollo inmobiliario de Las Vegas compuesto por 29 villas, donde el magnate regiomontano Carlos Bremer le organizó una gran cena para festejar la obtención del campeonato mundial de boxeo. Entre los invitados estaban Carlos Slim, su yerno Arturo Elías Ayub, el piloto Adrián Fernández, Verónica y Cristian Castro, quienes horas antes pasaron al vestidor del pugilista a desearle éxito en su combate. Y es que dinero llama a dinero, los ricos se cobijan y celebran entre sí, y cuando se dignan a sumar a su mesa a un político no es por verdadera amistad sino por el interés económico que les representa. Visto está que muchos personajes del espectáculo se dejan seducir y consentir por los hombres del poder político, pero al menos para el sabio pueblo siempre queda claro que los artistas son amigos del cargo, no del político que lo ostenta.

.

CON CARGO AL PRESUPUESTO. Roberto Sandoval Castañeda, como pocos gobernadores en la historia, se dejó envolver por la parafernalia del poder creyendo que quienes lo llenaban de halagos eran sinceros. Sus vacíos existenciales, producto de sus carencias materiales seguramente, fueron llenados en exceso con banalidades durante los seis años que ocupó el poder sin que nadie supiera ubicarlo. Sus informes de gobierno eran una alfombra roja por la que desfilaban cualquier tipo de estrellas de la farándula nacional, tan fugaces como la propia gubernatura que los hizo coincidir. Hoy seguramente el amigo Layín debe extrañar en la soledad de su huerta de mangos el delicioso aroma de Maribel Guardia, quien le cantó en su cumpleaños y le presumió una amistad sincera, aunque en realidad lo único sincero fue el cheque que salió de la tesorería municipal. No son pocos los hombres del poder que se marean y terminan comprando caro la amistad o el amor de los famosos, aunque una vez que se termina el mandato la cruda realidad vuelve a imponerse. Vamos a ver cuánto dura más allá del 1 de diciembre el idílico romance entre La Gaviota y el copetón, o el milagro de Chiapas entre la bella Anahí y el zopenco de Manuel Velasco Coello. El problema es que el grueso de esos romances son con cargo al presupuesto aportado por el contribuyente común, y eso es lo único que nos debiera importan. De ahí en fuera que hagan con su cola un papalote.

.

QUE NUNCA MÁS SE REPITA. En el marco de la Cuarta Transformación que empieza a vivir el país es urgente legislar para evitar que esta banalidades se repitan, para acabar con gobernadores montando a caballo como si fueran héroes de telenovela, que a fin de cuentas todos llevamos un hermano Almada en el inconsciente y solo es cuestión de dinero que lo dejemos crecer. En el caso de Roberto Sandoval sus excentricidades fueron publicitadas por la prensa que no tenía más opción que la plata o el plomo, con un fiscal –Edgar Veytia- de ojos verdes que solía acariciar su pistola fajada en la cintura como símbolo de su poderío y su sexualidad. Por fortuna hoy tenemos a un verdadero rico en palacio, aunque también es importante que alguien le haga saber que no es bueno que salga al balcón de palacio a dar el grito portando un sombrero de charro, ornamento 100% nacional que nos llena de admiración y orgullo, pero un sombrero siempre será un sombrero y cualquier ceremonia de esta naturaleza implica que debemos quitarnos el sombrero como símbolo de respeto y humildad. Saúl El Canelo Álvarez seguirá disfrutando de la vida en compañía de sus amigos, quienes están en todo su derecho de cubrirlo de oro siempre y cuando sea a costa de su bolsillo. Roberto Sandoval en cambio seguirá derrochando melancolía y depresión en sus mensajes de redes sociales, ya lejos del poder y de las falsas estrellas que compró con dinero público para adornar su falso firmamento.

.

POSDATA. El ataúd rodante con 300 cadáveres a bordo que deambula por las calles de la Zona Metropolitana de Guadalajara es una demostración contundente de la infinita incapacidad de nuestros políticos para resolver los problemas que nos aquejan. Si proteger a 300 muertos es algo imposible para ellos, es fácil anticipar su incapacidad para protegerlos cuando están vivos. Por más exageradas que sean las series de televisión que están de moda, nuestros políticos siempre tendrán la creatividad necesaria para superarlas, porque hay que ser una reata para rellenar dos trailers con cadáveres y pasearlos por todo el territorio antes de que se conviertan en escándalo mundial. A usted y a mí se nos ocurren mil cosas para enfrentar el problema, desde la cremación hasta la fosa común, pero para nuestros burócratas la única solución fue meterlos a un refrigerador rodante y estacionarlos en cualquier predio que les sea posible.

.

VOX POPULI. Ni duda cabe que la sonorense Ana Gabriela Guevara ha sido la velocista de mayor categoría mundial que ha dado México, por eso es un orgullo nacional que vale la pena promover como ejemplo a seguir. Lo malo es que en la política no ha resultado tan brillante como en el deporte, al grado de que la única iniciativa que se le recordará es la que acaba de presentar para promover la prohibición  de que los partidos políticos utilicen los colores de la bandera nacional, en obvia referencia al PRI que por décadas ha usado los tres colores patrios. Lo bueno es que el PRI, inmerso en su cuarta transformación como está, no descarta la posibilidad de realizar un profundo cambio de piel que pase obligadamente por la modificación de su logotipo y sus colores institucionales. Ojalá que a iniciativa de Ana Gabriela prospere, y ojalá que también incluya la prohibición de que otros símbolos patrios sean explotados por los partidos políticos, empezando por el Partido Morena que usa como logotipo el escudo del águila republicana que por mucho tiempo fue nuestro escudo nacional. El hecho de que el águila republicana ya no sea el escudo oficial de México no significa que debe de formar parte del tesoro histórico de todos los mexicanos. En el mismo caso está el Partido Movimiento Ciudadano, que utiliza en su logo la misma figura del águila republicana que fuera el escudo nacional durante la presidencia de Benito Juárez.

.

PAREN PRENSAS. El salvaje asesinato de un niño de apenas cuatro años de edad a manos de un enfermo mental que se encontraba libremente en las calles de Tepic es otro indicio de que a menudo nuestros gobernantes confunden lo urgente con lo importante. Cuántos delincuentes potenciales se encuentran en libertad en espera de las condiciones las adecuadas para convertirse en asesinos. Un esquizofrénico lo único que hace es acatar las órdenes que le da la vocecita que gobierna en su cabecita loca, los que están obligados a prevenir cualquier tragedia son los funcionarios públicos a quienes se les paga por velar por el bienestar de toda la sociedad, sean enfermos o sanos, niños o ancianos.