Gente PVToma Control

Sabe usted qué es la homotoxicología

La homotoxicología es más que una forma de tratamiento, es una terapia que puede resultar complementaría para favorecer una mejor respuesta inmune.

.

Por Dr. Raúl Morales

.

Estimados amigos, tal vez la palabra homotoxicología no te suena familiar, ya que en el léxico popular no es muy común, porque se sabe que es más que una forma de tratamiento, es una terapia que puede resultar complementaría para favorecer una mejor respuesta inmune, ya que en la medicina tradicional existen muchas vertientes, muchas facetas y muchas escuelas, todas ellas diferentes, pero todas concluyen en el estudio y en la solución de las diferentes patologías que el ser humano sufre.

Recientemente recibimos una amable invitación para participar en el Diplomado de homotoxicología y su terapéutica para su aplicación en pacientes que sufren diferentes enfermedades.

.

Un poco de Historia

Fue a mediados del siglo XX que el médico alemán Hans Heinrich Reckeweg que consideró a la enfermedad como resultado de un agresivo estado de intoxicación de carácter progresivo, con mucho sufrimiento para los enfermos, desarrolló un interesante tratamiento empleando combinación de medicamentos homeopáticos que pudieran favorecer recuperar la salud intentando la eliminación de este proceso toxico de recuperar la salud.

Esta disciplina médica utiliza medicamentos biorreguladores homeopáticos, con la única finalidad de estimular en forma natural la capacidad de recuperación que tiene el organismo de todos los humanos, estimulando y promoviendo en forma fisiológica y natural la mejoría y el cuadro patológico a tratar.

.

Su definición

Podemos definir que la homotoxicología es un derivado de la medicina biológica que tiene como principio diferentes tipos de estímulos, tanto físicos, químicos o biológicos, con la única finalidad de recuperar el equilibrio fisiológico de los seres humanos, pudiendo actuar simultáneamente con otras terapias biológicas tales como la acupuntura, la terapia floral que utiliza esencias de las flores para intentar armonizar las emociones de las personas y esto favorezca la recuperación tanto física como emocional de los enfermos.

Los medicamentos tradicionalmente antihomotóxicos tienen la misión de eliminar sustancias nocivas para la salud y con esto recuperarla, haciendo prácticamente una labor de tipo inmunoterapeutica con la única finalidad de mejorar el sistema inmune al eliminar las toxinas de la matriz extracelular, contribuyendo a la mejoría del funcionamiento de nivel de órganos y tejidos.

Los medicamentos antihomotóxicos son compuestos químicos muy diluidos, por lo que estos productos no van a producir efectos colaterales, su principal acción terapéutica es a nivel del sistema inmune.

.

Su funcionamiento

Las células del sistema inmune del ser humano, principalmente las células dendríticas captan las moléculas del medicamento antihomotóxico con la única intención de que estas reaccionen generando una respuesta inmune en favor del organismo, por lo que a este tratamiento puede también llamársele como parte de la inmunoterapia adoptiva que favorece la inmunomodulación.

Para que tengan una idea de las diferencias con la medicina convencional llamada también alópata, los medicamentos empleados ejercen una acción directa sobre el organismo del ser humano, independientemente de su propia respuesta de tipo inmune.

Por lo general los los medicamentos tradicionales están orientados para ejercer una acción en el organismo, independientemente de la respuesta natural inmune, clásicamente los medicamentos alópatas se consideran “anti”; antibióticos, antiácidos, antialérgicos, antiespasmódicos, antiinflamatorios, el nombre anti significa que se contraponen a una respuesta del organismo la cual es bloqueada y resulta con su efecto que puede mejorar la inflamación, la acidez, la infección, el espasmo digestivo y las alergias, pero en el fondo no son la absoluta solución, lo que puede interpretarse es que estos medicamentos son de tipo sintomático que ayudan a disminuir o a eliminar los síntomas pero no siempre son efectivos para resolver el problema patológico del paciente, por lo que podemos poner algunos ejemplos:

Un paciente de cualquier edad acude al médico quejándose de un dolor agudo en fosa iliaca derecha acompañado de nausea y vómito, al ser valorado se le diagnostica apendicitis aguda, lo que significa una intervención quirúrgica de urgencia, este juicio es inminentemente clínico y debe resolverse por vía quirúrgica, sin embargo, no siempre sucede así (mucho ojo), como sucedió con el caso del cantante Javier Solís, quién falleció el 19 de Abril de 1966.

.

El caso de Javier Solis

La noche previa estaba haciendo su presentación en la Ciudad de México, pero antes de aparecer en la escena él se quejaba de un agudo dolor en el hipocondrio derecho, lugar donde se encuentra la vesícula, acompañado de algo de nausea y vómito, siendo valorado por un médico de esa época, quién le dio poca importancia al cuadro clínico, tratándolo con un analgésico y antiespasmódico, para que ya no se quejara y pudiera concluir su show como cantante.

Esa noche, de ahí fue llevado al hospital Santa Elena de la colonia Roma en la Ciudad de México, donde al parecer fue intervenido quirúrgicamente para extraerle la vesícula, sin embargo, falleció a las 5:45 de la mañana, tal como anteriormente mencionamos, de complicaciones, ya que originalmente sólo se le dio medicamento para quitar el dolor, pero nunca le resolvieron el cuadro original; si se hubiera hecho el diagnóstico de su cuadro agudo, hubiera sido inmediatamente trasladado al hospital para su intervención quirúrgica, pero en ese momento el médico en su opinión muy personal prefirió salvar la función del cantante a costillas de la muerte del mismo.

.

Un enfoque biorregulador

Para concluir, de acuerdo a lo publicado, la homotoxicología con su enfoque biorregulador como un tratamiento del sistema inmune, que promueve la desintoxicación de los tejidos y las células, y poder así disminuir la inflamación con el consecuente restablecimiento de su función, puede considerarse como tratamiento único o complementario, ya que cada paciente es diferente de otro.

Hay enfermedades agudas como la que causó la muerte de Javier Solís, o enfermedades crónicas como las cardiovasculares, las metabólicas, como es el caso de la diabetes mellitus. Por lo tanto, les recordamos que este artículo es eminentemente para informar y orientar a nuestra comunidad para que puedan tener la certeza de que están siendo bien atendidos por sus médicos, y que los padecimientos sean detectados en forma correcta y oportuna para hacer una buena selección del tipo de tratamiento que el paciente debe recibir.

Por favor vigile su salud, ya que desafortunadamente nos damos cuenta cuando esta se pierde, como sucedió con el caso de Javier Solís. Si tiene algún comentario o pregunta, por favor comuníquese con nosotros ya que con esta columna semanal nos interesa que sea de utilidad para ustedes llámenos al (322) 293 6161 o al correo drmorales1999@gmail.com