A cien años de su nacimiento

Juan José Arreola.

.

Por Humberto Aguilar

.

Trivia: Nació en 1918, lugar Zapotlán El Grande, maestro de la UNAM, corrector de estilo en una editorial. El autor mexicano más premiado nacional e internacionalmente… Nombre: Juan José Arreola.

A 100 años de distancia en Puerto Vallarta no se dice ni se habla nada de Juan José Arreola. Intelectuales, Letras en la Mar, José María Muriá, el insigne Nacho Cadena, ni uno solo de nuestros intelectuales recuerda a quien fue poeta, escritor, premiado múltiples veces por el gobierno mexicano, por los gobiernos de Jalisco, ganador de premios internacionales, un hombre de letras que dio fama a Jalisco y a México.

En 1941 Juan José publicó su primera obra, Sueño de Navidad. En 1945 colaboró con Juan Rulfo y Antonio Alatorre en la publicación de la revista Pan, de Guadalajara y pudo viajar a París bajo la protección del actor Louis Jouvet. Allí conoció a J. L. Barrault y Pierre Renoir. Un año después regresó a México.

A su vuelta empezó a trabajar en el Fondo de Cultura Económica como corrector y autor de solapas, obtuvo una beca en El Colegio de México gracias a la intervención de Alfonso Reyes. En 1949 apareció su primer libro de cuentos Varia Invención. En 1950 recibió una beca de la Fundación Rockefeller.

Su obra maestra, Confabulario, fue publicada en 1952 y recibió el Premio Jalisco de Literatura, a este le seguirían el Premio del Festival Dramático del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Premio Xavier Villaurrutia.

A partir de 1964 dirigió la colección El Unicornio, y se inició como profesor en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Definitivamente en Puerto Vallarta nos falta mucho trabajo y muchas horas de vuelo para reconocer los valores intelectuales y musicales de Jalisco, por ejemplo, Consuelito Velázquez, al pintor musical de México Pepe Guízar, a tantos y tantos personajes que han dado vida a canciones que son inolvidables como Nochecita, Mazatlán, Noches de Mazatlán, a la actriz Esther Fernández.

De nuestro mismo Puerto Vallarta nos hace falta reconocer a gente que ha trascendido por su trabajo y por su obra.

Es recomendable que se haga algo, de hecho Vallarta Opina es quien más ha reconocido los valores de nuestra gente.

Más todavía, nos hace falta una escuela de música, una escuela de canto, una escuela de literatura. Autoridades y grupos empresariales debieran tener iniciativas para hacer algo significativo, gran parte de esto debiera surgir también por parte del Centro Universitario de la Costa. De hecho la Universidad de Guadalajara cuenta ya con algunas de estas especialidades, incluso la de cine con esa parte dramática de los jóvenes que fueron atrapados por la delincuencia, muertos y pulverizados en ácido en una casa de Tonalá.

La trivia con la que iniciamos esta columna, recordar a Juan José Arreola, recordar las preseas Vallarta Opina, son parte del propósito que tiene esta columna para reconocer a quienes se han significado en las bellas artes.