Educación y ParentalidadGente PV

Delincuencia organizada, sociedad desorganizada y autoridades rebasadas

Los ciudadanos estamos a merced del crimen organizado y no somos capaces de organizarnos para exigir que cada escalón en la escala de gobierno haga su trabajo y que este sea de calidad.

.

Por Dr. Jesús Cabral Araiza

.

Ningún pueblo cree en su gobierno.  A lo sumo, los pueblos están resignados.
  – Octavio paz.

A riesgo de decir obviedades, no podemos ser tan omisos también como sociedad civil sin dejar de señalar algunos acontecimientos que en las últimas semanas han sido efectuados en nuestro paraíso que, al parecer, cada día se pierde un poco más.

Y es que ya no son casos aislados los que a diario estamos observando, tanto en redes sociales como en diferentes medios impresos sobre, por ejemplo, robo regular a transeúnte, intentos de secuestro, robo a casa habitación, robo a negocios, entre otros casos. Surgen preguntas apremiantes, una central es ¿Por qué? Como muchas veces hemos señalado, son múltiples los factores desencadenantes, aunque ello no lo justifica y menos podremos pensar que no se puede hacer algo. Vallamos por partes:

El aumento en ciertas zonas demográficas es un factor sin duda, la migración de personas de lugares donde la delincuencia mantiene índices más altos que aquí, personas que en ese flujo migratorio vienen huyendo muchas veces de otros crímenes en sus lugares de origen.

Aspectos socioculturales que venimos arrastrando desde hace siglos, literalmente que tienen que ver con una manera de ver al mundo en el que “el que no tranza no avanza”

Reproducción de formas de hacer política y gobiernos corruptos, omisos e incompetentes que lo único que han sabido hacer es un modus vivendi de la población municipal, estatal o federal, hay bastante literatura al respecto, documentales, datos películas entre otros.

Padres inexpertos (incremento de embarazos no deseados en adolescentes los últimos tres decenios) que se formaron en un hogar solido en valores y que la educación integral fue con sus amigos o escasamente con un tutor informal (maestro escolar), pero con un desapego parental que no logró hacerlo madurar y hacerlo responsable de su vida y sus acciones.

Integración inadecuada o deficiente de los expedientes de los criminales, ante lo cual un abogado de oficio con mediana experiencia puede alegar dicho aspecto o violación a las garantías de su imputado, quedando libre de manera casi inmediata ante la frustración y hartazgo de la población que se siente cada vez mas indefensa.

Falta de integridad, sensibilidad e inteligencia política en las instituciones de gobierno, capaces de generar empleos bien remunerados, cultura preventiva, servicios educativos de calidad, servicios de salud, infraestructura en las ciudades para que las personas se sientan seguras y participes de estas.

Problema creciente de linchamientos populares de los delincuentes o inocentes que están en el lugar y momento menos adecuado para su integridad, generando un doble crimen, el cometido y lastimar la integridad de inocentes hasta llevar casos a la muerte.

Gran parte del sector empresarial omiso o insensible ante las problemáticas sociales y en materia de seguridad.

Construyendo alternativas

Ante este lamentable panorama, los ciudadanos estamos a merced del crimen organizado y no somos capaces de organizarnos para exigir que cada escalón en la escala de gobierno haga su trabajo y que este sea de calidad, que nos permita decir que nuestros impuestos están bien canalizados y que a su vez estamos orgullosos de entregarlos a un gobierno eficiente.

Existen algunos ejemplos internacionales que incluso explican cómo revoluciones iniciaron con redes sociales, y aunque no es el planteamiento, sí lo es el hecho de ser más críticos respecto a las formas de exigencia que podemos plantear vía redes sociales, así como somos buenos para comentar memes o noticias intrascendentes, bien podríamos hacer con temas relevantes como, los servicios del estado o la seguridad social de nuestras personas, hogares y calles, ¿no le parece?

Asociaciones y sociedades civiles

De igual manera existen personas que son verdaderos agentes de cambio o activistas sociales que, incluso han estudiado dichos fenómenos de indolencia y logran incidir en la sociedad para organizarla y hacerla trascender. A través de organizaciones civiles se han logrado gestar grandes hechos que repercuten en mejores gobiernos, no importa si son ideas que luego se apropien algunos candidatos o partidos, lo importante es que se cristalicen en ley, que la ley se cumpla y que tengamos juntos una mejor calidad de vida.