Una semana variopinta

Arturo Dávalos.

.

Por María José Zorrilla

.

Culmina una semana de altibajos con el dinamismo muy característico de Puerto Vallarta. La última sesión de Cabildo se llevó a cabo con una sala abarrotada de periodistas y ciudadanos preocupados por conocer el desenlace de la última sesión de cabildos de la administración. Concurrían los residentes de Marina preocupados por el tratamiento y aprobación de un plan parcial que parecía afectar los usos de suelo en la colonia que presumía tener el mejor polígono de desarrollo controlado de la ciudad. Estaban estudiantes del Ameyali preocupados por el destino de las más de 70 hectáreas de zonas verdes circundantes de la ciudad que están siendo invadidas y nada ha podido hacerse a pesar de los esfuerzos de agrupaciones como Mejor Vallarta.  Había también empresarios e inversionistas interesados en conocer el destino de algunos reglamentos que también estaban sujetos a sufrir  modificaciones.  Un día antes, a principio de semana, una turista tuvo la desgracia de ser atacada por un cocodrilo en conocido hotel de la ciudad.   Incidente que parece no llegó a mayores, pero si despertó la inquietud de los vallartenses. Ya no se trató de un hecho aislado.  Últimamente han sido varias las víctimas de estos reptiles que buscan desesperadamente rescatar su hábitat natural que les hemos invadido. El tema no es asunto menor y exige a la brevedad, la intervención de los expertos.  Preservar nuestra fauna endémica es responsabilidad de nosotros, como también lo es preservar los equilibrios en los diferentes ecosistemas para no ocasionar una sobrepoblación de alguna especie en particular.

Ese mismo miércoles de la sesión edilicia,  el Taller OPC ofrecía una lectura de poemas y textos de Tlatelolco a Ayotzinapa en recuerdo de lo acontecido hace 50 años con el movimiento estudiantil del 68 y hace cuatro años con la tragedia de Iguala, donde nada se supo de los 43 normalistas desaparecidos.   Estudiantes, artistas y maestros realizaron emotivas lecturas que dejaron un profundo sentimiento de tristeza y desesperanza, a la vez que convocó a la reflexión y al análisis de los graves problemas de inseguridad y justicia del país.

El jueves, el Ayuntamiento celebraba el día mundial del turismo con coctel y cena de gala.  Se reconocía la trayectoria de personalidades que han contribuido al desarrollo de la actividad turística de la ciudad y se presentaba al país invitado al evento.  Con gran naturalidad el Embajador de Ecuador tomó el micrófono comentó sobre su predilección por Vallarta a la vez que extendía una invitación para visitar su país.  Se apoyó en un video de no más de tres minutos, en donde ofertaba  su producto.   Visita Ecuador, un país con cuatro mundos diferentes.  Los Andes, La Amazonía, Ciudades Coloniales y las Galápagos.   Como por arte de magia, ese pequeño corto sobre el Ecuador, ejerció una atracción muy especial y a tres de los que compartíamos mesa nos despertó el entusiasmo por visitar ese rincón de Sudamérica el próximo año. Mientras eso acontecía, en la ciudad, los ladrones siguieron haciendo de las suyas.  A mi rededor en menos de siete días me enteré que a la vecina le habían robado unas teles en la noche, un amigo hotelero también fue víctima de los maleantes, y a dos amigos les navajearon las llantas de sus carros a la salida de una fiesta. En la semana también se enterró una cápsula de tiempo que permanecerá oculta 25 años bajo un camellón en Fluvial con la intención de conocer el antes y el después de lo que preocupa y ocupa a los vallartenses y  concluyó ayer domingo con el cambio de poderes.  Pasamos a tener un gobierno –y alcalde, Arturo Dávalos- que reafirma en muchos de los principales puestos a sus mismos funcionarios, pero con un cabildo plural muy diferente al del trienio anterior.  Tres o cuatro áreas estrenan dirigentes: sobresalen Cultura, Desarrollo Social y Servicios Municipales; pero la administración en pleno estrena ediles y modos de pensar muy diferentes. Ojalá que estos nuevos aires, le den frescura y mayor solvencia a una administración que tendrá mucho por resolver en materia de transparencia, seguridad, ecología, planeación, desarrollo humano, urbano y cultural.