Gente PVPlumazos

El Godínez

Esto del Godínez es más una crítica al sistema basado en la producción en serie, con monótonas jornadas laborales, estrictas reglas administrativas y absurdas normas laborales.

.

Por Carmina López Martínez
arizbeth.lopez@univa.mx

.

Gutierritos, el antecedente. Hoy Godínez. Los jóvenes impulsan este mote en referencia a los oficinistas o a quienes cumplen un horario fijo.

En 1958, la telenovela “Gutierritos” puso de moda ese sobrenombre. El protagonista era un hombre humillado por su jefe y maltratado por su esposa y sus hijos, pero siempre el personaje principal se esforzaba por hacer bien su trabajo.

Con el Godínez es complicado saber con exactitud a quien o en qué momento surgió el mote tan usado por los jóvenes en las redes sociales. En especial los Millennials generan una tribu o comunidad Godinezca, pero, mientras algunas personas lo encuentran ofensivo, otras aprovechan para sacar memes y reír con soltura.

Existe la posibilidad de que en el programa El Chavo de 8 haya surgido el término Godínez, para referirse a las personas que laboran en un horario fijo, es decir, tienen una rutina administrativa.

Quien vio el programa famosísimo de Roberto Gómez “Chespirito”, sabe que Godínez fue un personaje de la serie televisiva, se veía en algunos episodios cuando el salón de clases era el escenario; un personaje cómico, de voz chillona –así me parecía-, con gorra verde y de overol, se trataba de un estudiante que se caracterizaba por no estudiar y evadir siempre participar en clase. Aun así, no se tiene la certeza que el mote del oficinista haya surgido de la creatividad del comediante mexicano.

Godinear es uno de los verbos populares más usados para describir a una persona que realiza actividades de oficina, aunque también se recurre para señalar a los trabajadores perezosos o que permiten el maltrato de su jefe. Godín es el sustantivo, creando una idea cómica –para unos- sobre el perfil de profesionales que cumplen una jornada laboral, sea o no en una oficina. Llamar Godínez a personas que trabajan bajo un estricto horario administrativo es otra forma de etiquetarlos.

Según información que obtuve en medios de comunicación, Godínez es un amplio espectro que incluye comer en el escritorio mientras se termina algo pendiente en la computadora. También, por ejemplo, tomar una copa con los compañeros de trabajo, pero sin quitarse el gafete de identificación de la empresa. O para quienes usan el verbo de forma despectiva significa un comportamiento rutinario, predecible o aburrido en el trabajo.

Pero, ¿Godínez es un eufemismo? Sí, responderán quienes se sienten agredidos por el uso del mote. Otros en cambio sortearán las burlas, comprenderán que solo se trata de otra forma en que el mexicano hace mofa del trabajo que implica cubrir una jornada de 8 o 9 horas diarias.

Siguiendo los datos del Instituto de Estadísticas y Geografía (INEGI), en México se registran 34 millones de personas con empleo fijo en el país, es decir el 11,8 por ciento son oficinistas. Por otra parte, el número de trabajadores independientes, sin seguro médico ni derecho a jubilación, alcanza una cantidad de 13,5 por ciento de personas.

Ser Godínez para varias personas es operacional, conseguir prestaciones, tener servicio médico, aguinaldo y tener un salario asegurado cada quincena, por cierto, esto último también es parte de los memes mexicanos, pues revela una realidad laboral en nuestro país.

Cada quien tiene la libertad de expresarse y en esa tesitura es importante –u obligatorio- respetar al compañero de trabajo, coetáneo, pareja, familiar o amigo que dedica gran parte de su tiempo a ser productivo en un universo más tradicional, donde la empresa le exige checar salida y entrada para cubrir un horario, porque es más importante que lograr objetivos.

Esto del Godínez es más una crítica al sistema basado en la producción en serie, con monótonas jornadas laborales, estrictas reglas administrativas y absurdas normas laborales. Esta es la percepción de los Millennials.

Celebro que más empresas nacionales renueven su dinámica de trabajo colectivo, rompen paradigmas y miran con entusiasmo a empresas internacionales que realmente asumen la terea de lograr una revolución digital para provechar el potencial de los empleados, sus ideas y propuestas, no solo para tenerlos como máquinas humanas, porque alcanzar objetivos es el futuro empresarial, no cumplir una jornada laboral.

.

*Comunicóloga, responsable del área de difusión institucional de la UNIVA Plantel Puerto Vallarta.