¿NO QUE NO? Cocodrilos, el nuevo capítulo

Difícil, la de relación humanos y cocodrilos en Puerto Vallarta.

.

Por Juan Carlos Garda

.

En el tema de la presencia de los cocodrilos en Puerto Vallarta la opinión pública se ha manifestado de dos maneras completamente encontradas:

-“NO los queremos, dañan la imagen, son peligrosos, hay que acabar con ellos”. Casi a la medianoche del martes apareció colgado un reptil en Villas Universidad con un letrero que advertía que seguirán apareciendo cocodrilos muertos de “no atenderse la situación”.

-“SÍ podemos y debemos convivir con ellos. Nosotros invadimos su hábitat, son seres vivos que hay que proteger”. Muchos en esta postura culpan a los desarrolladores hoteleros de alterar y desplazar a los cocodrilos y a las autoridades que han otorgado esos permisos.

-Hasta el momento ese SÍ ni el NO, han generado cambios significativos que definan una política pública clara en todos los niveles para saber qué hacer en este nuevo capítulo de la relación humanos y cocodrilos en Vallarta.

-Ese nuevo capítulo que se abrió la semana pasada tras el accidente que sufrió una turista extranjera en un hotel de Marina Vallarta, el primero en playa que se tiene registrado, debe marcar un antes y un después.

-SÍ lo marcó en 2016 en Florida después de que un cocodrilo se comiera a un niño de 2 años que jugaba en las orillas del lago del Grand Floridian Resort de Walt Disney World de Orlando, donde sólo había señales de no nadar, pero ninguna advertencia de la presencia de los reptiles. Desde entonces ahí, y en todas las playas de lagos, ríos y mar de Florida donde se sepa de la eventual presencia de los saurios, existen por ley letreros advirtiéndolo.

-La versión oficial reveló que la canadiense accidentada la semana pasada se “disculpó” por su descuido al NO haber hecho caso de la bandera roja la noche que ocurrió el percance. ¿Desde cuándo la bandera roja también prohíbe no nadar por la presencia de cocodrilos y no sólo por el peligroso estado del mar?

-¿Se pondrán también señales de prohibición de nadar por cocodrilos en la zona hotelera de Vallarta? Que alguien en el ayuntamiento diga SÍ o NO y en su caso cómo se hará la sociabilización de su decisión.

-En Florida también es delito alimentar a los cocodrilos y la pena va desde una multa de 100 dólares hasta cárcel en caso de reincidencia. Lo que se busca evitar es que los reptiles se acostumbren a la presencia humana y se aumente el riesgo de accidente.

-¿Se podrá también tipificar como delito el alimentar a los cocodrilos como regularmente sucede en Marina Vallarta o en el río Ameca o se seguirá solamente llamando la atención a los que lo hagan?

-SÍ, es un hecho que este tipo de decisiones hay que analizarlas desde todos los ángulos y consecuencias posibles, sobre todo pensando en el impacto hacia un destino de playa, como todos los esfuerzos municipales y estatales se han encargado de posicionar a Vallarta.

-Pero se deben encontrar pronto más SÍ a soluciones consensuadas y correctamente sociabilizadas con toda la población vallartense, no sólo turistas sino también habitantes del puerto.

-El hecho de que cualquier persona pueda tener un accidente fatal con un cocodrilo preocupa, lo mismo que preocupa que se maten y cuelguen para su exhibición a cocodrilos y se advierta que la matanza seguirá.

-Las dos noticias fueron difundidas y compartidas cientos de veces por varios medios nacionales y el nombre de Puerto Vallarta junto con él. Si de cuidar la imagen de nuestra ciudad se trata, algo en este tema, no está saliendo del todo bien.

-Busquemos los como SÍ en esta relación. Busquemos pronto un ¿no que no?