Al margen de la editorial

Por Dr. en derecho Miguel Ángel Rodríguez Herrera

.

El literato es aquella persona que ejerce la Literatura y, a su vez, ésta consiste en el arte de la expresión escrita; en tanto que Arte es la capacidad o habilidad para hacer algo. De ahí se infiere que el Literato es el que tiene la capacidad de la expresión escrita. Ello hace que muchas personas se inhiban de escribir una obra de cualquier índole. Se sienten incapaces para hacerlo y los lleva a reprimir esa, a veces necesidad, de expresar algún pensamiento por escrito con la consecuente frustración que ello conlleva.

A esas personas hay que ayudarles para que den el primer paso y comiencen a escribir como Dios les dio a entender. Sin reglas. Basta con que tomen el papel y la pluma parea hacerlo parea, así, descubrir la pasión por la escritura, por eso exceso de emoción cuando se escribe lo que se piensa y se quiere. La épica de transmitir el pensamiento a otros.

Esos que se sientan a escribir sin siquiera pensarlo y comienzan a dar sus pasos de kínder. Así es como nacen los grandes literatos de cuando en vez.

Por eso, a mí, me gustan no los muy famosos según la crítica, los estimados clásicos no sé porqué autorizada opinión. Porque ¿quién tiene la autoridad, y de dónde le viene, para determinar si esto o aquello es una buena o mala obra? De modo contrario, me encanta la literatura de los noveles que es como el verde prado que apenas despunta, tienen el encanto de los recién nacidos, la inmaculada nieve de las cimas y ese extraño sabor de lo que apenas comienza.

Son ellos los marginados por las grandes editoriales y de la estupidez de una crítica pagada. Los que no presentan sus obras ni firman autógrafos, lejos de los reflectores y de los falsos elogios.

Tal, es así el experimentado arquitecto EFRÉN JUÁREZ IZAGUIRRE quien en su libro simplemente titulado “A MIS HIJOS” hurta la pluma imberbe y traza la más bella literatura de un hombre quien arrebató el ánimo y tuvo el valor de escribir. A esa literatura me refiero, a la que huele a nuevo, a esa que se aleja de los oropeles y se acerca al delgado hilo de oro del empezar.

Ojalá y muchos tomaran ejemplo de él. Una mente que movió la mano y expresó sus más íntimos sentimientos y pensares.