Los nuevos emprendedores

La tecnología y una manera de hacer las cosas son los ingredientes de los jóvenes empresarios.

.

Por Juan Carlos Garda

.

Hay en Puerto Vallarta y Riviera Nayarit un universo, difícil de cuantificar, de jóvenes que están tratando de hacer empresa y en muchos casos ya con muy buenos resultados.

Personas menores de 40 años que han visto en la zona diferentes oportunidades de expandir negocios familiares con una vuelta de tuerca que los haga más modernos y competitivos y muchos otros con proyectos novedosos apostando al futuro.

.

QUÉ NO HAY

-La primer pregunta que algunos se han planteado, quizá la más común en aquellos que buscan iniciar, es analizar lo que no hay en un mercado específico y ver si hay una necesidad manifiesta para satisfacerlo.

-Un joven restaurantero en la zona de Fluvial sufría constantemente para poder surtir un  ingrediente básico en su menú; el único proveedor lo trae directamente de Guadalajara pero en muy pocas cantidades. Por más que el joven chef le pidió traer más y encontrarse con repetidos NO, optó por saltarse al proveedor, conseguir directamente al productor y comprarle para él y para surtir a otros restaurantes.

-Incluso, una vez abierta la relación con el productor subirá otros productos al canal de distribución que tuvo que abrir y pronto tendrá él su propia negocio de proveeduría.

-Un NO que genera un SÍ a partir de una necesidad y que además tiene el ingrediente de una visión amplia y a largo plazo de un empresario joven que sabe que eventualmente su proveedor original le subiría el precio a ese producto aprovechándose de la demanda.

-El caso específico de este caso tiene nombre y apellido y lo tocaremos más adelante en este espacio a petición de este empresario de 26 años.

.

CÓMO HACERLO DIFERENTE

-Otra de las muchas maneras que el emprendedor inicia algo es observando cómo se puede mejorar algo que aparentemente ya funciona bien, pero que, analizando un poco más a fondo, ofrece menos rendimiento al paso del tiempo.

-Suele pasar mucho en las empresas familiares donde el fundador está muy presente y confiado en que si así ha funcionado no tendría por qué dejar de funcionar.

-Susana, un emprendedora de 34 años, me cuenta cómo fue que en sólo dos semanas, aprovechando la ausencia de su tío por vacaciones, pudo implementar de manera muy básica un sistema de captura electrónica de órdenes en el negocio de instalación de vidrios y ventanas.

-Creó un formato digital para que la misma persona que durante más de 15 años tomó los pedidos a mano para después pasarlos a taller, puede en una sola pantalla tomar los datos de medidas,  material, tipo de templado o de entintado. El ticket de manera inmediata llega al taller donde analizan el pedido de acuerdo a cargas de trabajo y materiales para regresarlo en menos de dos horas con el tiempo estimado de entrega que se le comunica al cliente en tiempo real.

-Todo en el proceso cambió, la dinámica de trabajo y se fijaron nuevos estándares de evaluación y de eficiencia. La producción aumentó y la inversión más fuerte que se tuvo que hacer fue en una nueva camioneta de entrega, el auto se pagó en tres meses.

¿No que no?