Empresa FamiliaGente PV

¿Es tiempo de llamar a un consultor empresarial?

Detonar el potencial económico puede estar a una consulta de distancia.

.

Por: C.P.C. y M.I. Mario Rizo Rivas

.

A menudo las personas están trabajando duro en la cosa equivocada. Trabajar en la cosa correcta probablemente es más importante que trabajar duro.
Caterina Fake

.

En la economía actual, la competitividad lo es todo. Y en esta coyuntura, la identificación del momento pertinente para que un experto intervenga puede significar la diferencia entre consolidarse en el mercado ó fracasar en el intento.

¿Hay que avanzar?, ¿esperar?, ¿desechar? En el camino de la formación de una empresa familiar es un hecho que, en más de una ocasión, surgirán dudas. Pero de ser resueltas con subjetividades podrían arriesgar a la organización.

Afortunadamente existen los servicios de consultoría, en el que especialistas en implementar soluciones a personas físicas y morales asesoran otorgan recomendaciones para aumentar la productividad, eficiencia y la competitividad de las compañías.

Se trata de un servicio profesional independiente a quien se le debe garantizar un margen de actuación.También debe imperar la conciencia de que su intervención no genera soluciones milagrosas: al recurrir a la guía hay que mantener la disposición activa de acatar las soluciones y entenderlas como un proceso.

El trabajo del consultor debe estar apoyado en el análisis de hechos concretos y ofrecer resultados específicos. De acuerdo con la situación, en términos generales la consultoría puede proporcionarse para:

  • Solucionar una demanda específica.
  • Implementar o corregir procesos.
  • Diagnosticar la causa de alguna deficiencia particular o bien, de una multifactorial.

Si hablamos de las necesidades particulares, la asesoría del experto puede aterrizar estrategias fiscales, administración logística y manejo de inventarios, renovación de equipo,

el uso de software especializado para control interno así como comunicación con clientes, colaboradores y proveedores. Además de planes de mercadotecnia y la renovación de cultura organizacional con la elaboración de manuales de políticas y procedimientos.

En las empresas familiares, las razones más habituales para contactar a un consultor empresarial son el desarrollo del plan de sucesión, el diseño de un esquema de gobierno corporativo, la gestión de conflictos y la capacitación de familiares. Sin embargo, existe un sinfín de situaciones en las que la voz del experto es necesaria.

¿Cuáles son las señales que indican la necesidad de un consultor?

Existe una forma práctica para identificar la necesidad de recurrir a un consultor. Si reconoces a tu empresa en alguna de las siguientes situaciones, entonces es momento de valorar la ayuda:

  • Tu empresa no cuenta con una planeación estratégica que proyecte al futuro.
  • No estás satisfecho con las ganancias de tu negocio.
  • Existe una crisis de mercado.
  • Las ventas se encuentran estancadas.
  • Se presenta estrés constante para resolver los pasivos a corto plazo.
  • La empresa debe incrementar su capacidad de producción.
  • Hay bajos niveles de eficiencia, alta rotación de personal, escasa motivación interna y empleados con carga excesiva de trabajo.
  • La empresa requiere de inyección de capital para ingresar a nuevos mercados.
  • Los directivos y administradores cuenta con poca información útil sobre el mercado, la misma compañía y su competencia.
  • La empresa está por iniciar procesos de certificación basados en la Organización Internacional de Normalización (ISO).
  • La compañía incursiona en el mercado internacional.

Detonar el potencial económico puede estar a una consulta de distancia. Los ideales indican el nivel de grandeza al que puede aspirar una empresa familiar, pero la capacidad y compromiso de sus propietarios para materializarlos, ¡determinan su éxito!