Gente PV

Presentan edición conmemorativa de “Silvas, Estrofas y Estancias

  • Un libro en el que la poesía trasluce la intimidad más sincera del autor.

.

Por Miguel Ángel Ocaña Reyes

.

“Silvas, estrofas y estancias” es el libro más reciente de Alfredo Hernández Martín del Campo, obra conmemorativa de los cien años de Puerto Vallarta como municipio y 50 como ciudad en la que se plasman sentidos poemas en los que el autor muestra toda su intimidad, o como afirma su prologuista Ernesto Arrache Hernández, “sus laceraciones abiertas a la ruda intemperie, a través de las rejas amorosas en las que se ha confinado, voluntariamente, en un ostracismo de  intimidades líricas.”

Entre los poemas que destacan en la obra del autor, se encuentra Claro de Luna, El Encanto, Contigo Conocí, entre otras que dejan ver un estilo en el que prevalece la sincera confesión de sus inclinaciones, como se nota en los siguientes versos.

Claro de luna, que asomas
Tu tenue resplandor en las tinieblas
Dibujando de colores las mareas..
Y delineando con ramas las colinas.

Claro de luna que proyectas
Con sombras fantasmales,
Todos los rincones abismales;
Muéstrame el sendero
Del esplendor derramando
Gotas diamantinas de belleza,
Pura fina y cristalina.

En el libro de Alfredo Hernández Martín del Campo también se nota una lírica romántica llena de sentimientos amorosos.

Cuando estoy contigo me siento creador
De todos los cantos,
De todos los sabores,
De todos los colores,
De todos los olores,
… del amor.

Cuando estoy contigo
Me convierto en ángel
Del cielo, del amor
Cuando estoy contigo
Sé que existe el cielo, del que Dios me habló.

En palabras de Ernesto Arrache Hernández, leer “a Alfredo, se piensa en la sensualidad poética, atrevida y trémula de García Lorca.”

Y continúa:

“La poesía de Alfredo si nos atenemos a su clasificación, está escrita en versos de arte menor, en cuanto a su forma, pero su fondo y su esencia yo me atrevería a decir que es de arte mayor, porque termina siendo un lavatorio de amores, de obsesiones y sobresaltos, una psicoterapia no comprendida en la patología que trata de los desequilibrios humanos, sino de conciencia y el espíritu dentro de los solares artísticos de la palabra, como una catarsis de Estrofas y Estancias para curar en estas nuestras obstinaciones nostálgicas, nuestras lasitudes y frustraciones, que siempre viajan con nosotros en nuestro caminar por el tiempo.”

Es así como se resume la última obra de Alfredo Hernández Martín del Campo, quien comparte su intimidad en un libro lleno de sentimientos a manera de celebrar a Puerto Vallarta.