Efecto incluyente y multiplicador del turismo

El final del viaje no es el destino, sino los contratiempos y recuerdos que se crean en el camino.
– Penelope Riley.

.

Por Mtro. Luis I. Zúñiga Bobadilla (*)
luis.zuniga@univa.mx

.

La participación que tiene el turismo en el desarrollo y fortalecimiento de la economía mundial, cada vez más contribuye a mejorar las condiciones de los países que han sabido aprovechar su posición geográfica, su historia, su infraestructura, su cultura, gastronomía y otros tantos factores que son evaluados por el turista para tomar una decisión de viajar y conocer dichos lugares, tal es el caso de México, que ha logrado avanzar de forma importante en el ranking mundial.

El turismo se ha convertido en uno de los principales motores del comercio y de la prosperidad en el mundo, sin embargo, aún falta mucho por hacer para disminuir los niveles de pobreza situados en lugares turísticos internacionales y que no han logrado un crecimiento incluyente y sostenible, lo que representa uno de los mayores retos globales; enfocar la generación de riqueza del turismo hacia las personas más necesitadas como una extraordinaria oportunidad para favorecer un crecimiento más armonioso de los destinos.

La perspectiva del crecimiento del turismo, no debe perder de vista la enorme encomienda de lograr un desarrollo incluyente y sostenible, ya que, en muchos países, el turismo actúa como un motor de desarrollo a través de la entrada de divisas y la creación de empleo directo e indirecto.

El turismo representa el 5% del PIB mundial, el 6% de las exportaciones de servicios mundiales y es el cuarto sector exportador, después del petróleo, los productos químicos y la automoción; mientras que también aporta uno de cada doce empleos en el mundo con una cifra de alrededor de los 235 millones de empleos.

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial del Turismo, las llegadas internacionales han aumentado poco más de 4%, al pasar de 939 millones en 2010 a 982 millones en 2011, en un año en el que aún no se lograra la recuperación de la económica global además de otros incidentes de orden internacional en materia política y social suscitados.

El turismo representa para los países en desarrollo, una importante fuente de diversificación de recursos, como lo ha sido para nuestro país, al haber logrado un crecimiento económico, ciertamente no a los niveles requeridos, sin embargo, con una contribución importante al desarrollo de nuestra nación.

Para muchos países en desarrollo, el turismo, representa la opción de crecimiento económico más viable y sostenible, para otros tantos representa la principal fuente de entrada de divisas y con ello logran que parte de estos ingresos lleguen a los diferentes grupos de la sociedad mediante el empleo de la población local en empresas turísticas, el suministro de bienes y servicios a los turistas, la gestión de pequeñas empresas y empresas comunitarias, etc., con el consecuente impacto positivo en la reducción de la pobreza.

Esta oportunidad que el turismo aporta para los países, ha sido un referente importante para aquellos que han visto una posibilidad de diversificación de sus ingresos y mejorar su situación económica, por lo que, en los últimos años, el turismo ha tenido dos tendencias principales: en primer lugar, la consolidación de destinos turísticos tradicionales como los de Europa Occidental y América del Norte; y en segundo, una expansión geográfica; con lo que se ha producido una diversificación sustancial de los destinos, y muchos países en desarrollo han registrado un incremento significativo de las llegadas de turistas, como lo fue en el año 2011, que registró una participación  46% del total de llegadas internacionales; de ahí que información provista por la OMT establece que el turismo es la primera o segunda fuente de divisas para 20 de los 48 países en desarrollo en el mundo.

Un clima cálido, un rico patrimonio cultural, paisajes inspiradores y una abundante biodiversidad, son rasgos característicos que otorga un gran valor al turismo de esos países en desarrollo. Estos puntos fuertes pueden ser muy importantes en zonas rurales, que obtienen así una ventaja comparativa en el campo del turismo, en contraste con los demás sectores económicos que carecen de esas ventajas.

Por su naturaleza, el turismo puede ser accesible a las personas desfavorecidas ya que emplea importante cantidad de mano de obra y se provee tradicionalmente de empresas pequeñas y microempresas; y de forma particular se favorece a grupos de población femenina, a los jóvenes y a grupos desfavorecidos como poblaciones de minorías étnicas.

Muchos puestos de trabajo en el sector turístico pueden vincular a las personas desfavorecidas, ya que exigen relativamente pocas competencias y pequeña inversión. Algunos empleos incluso pueden ser de jornada parcial y servir para complementar los ingresos derivados de otras actividades.

Como el producto turístico está integrado por actividades e insumos muy diferentes y tiene una cadena de suministro grande y diversificada, el gasto de los turistas puede beneficiar a un amplio abanico de sectores, como la agricultura, la artesanía, el transporte y otros servicios.

A su vez también debe considerarse el efecto multiplicador que se da por el gasto adicional de las personas cuyos ingresos proceden en parte del turismo, que expanden más aún los beneficios económicos.

La conexión que se realiza entre los consumidores con los productores, puede aportar diversas ventajas prácticas e intangibles, que pueden ir desde un mayor conocimiento de los problemas y valores culturales, ambientales y económicos de ambas partes, hasta los beneficios mutuos derivados de una mayor inversión local en infraestructura.

Sin embargo, también debe considerarse los efectos de la fluctuación de la demanda, por lo sensible a episodios económicos, ambientales y socioculturales que afectan al deseo de viajar de los turistas, lo que también se vería reflejado en la caída de la demanda turística, además de la estacionalidad de la misma, que puede concentrarse en temporadas.

Por lo anterior se requiere una buena integración del turismo con otras actividades económicas que proporcionen una fuente de ingresos suficientes para sobrevivir todo el año.

Además, también debe establecerse una política de turismo adecuada que permita un crecimiento sustentable ya que el impacto en los recursos como el agua, la tierra, los alimentos, las fuentes de energía y la biodiversidad y su disponibilidad para las personas desfavorecidas puede verse amenazada por la competencia y la sobreexplotación del turismo.

Otros factores que afectarían de manera negativa un crecimiento desmedido del turismo, estaría vinculado con la degradación de bienes culturales y la ruptura de las estructuras sociales, que constituyen amenazas paralelas a los problemas mundiales de agotamiento de los recursos y degradación ambiental y su impacto a largo plazo en el cambio climático.

Si bien es cierto que el turismo no es la única forma de contribución a la disminución de la pobreza, puede realizar una aportación sustancial. El potencial de desarrollar en mayor medida el turismo para canalizar un porcentaje más alto del gasto turístico hacia las personas desfavorecidas puede ser importante en algunas zonas y bastante reducido en otras.

Para realizar una aportación significativa para disminución de la pobreza, es esencial trabajar para lograr el compromiso de las empresas del sector privado, para generar mayores beneficios para los desfavorecidos, mediante generación de empleo, nexos locales y actividades y productos que favorezcan a los pobres.

Velar por que los destinos turísticos en conjunto sean a la vez competitivos y sostenibles, abordando cuestiones de gestión de recursos y la relación entre el turismo y otros sectores económicos.

Combinar el trabajo de las empresas a nivel local dentro de las comunidades para comprometerse con los desfavorecidos, llegar hasta ellos, entender plenamente y atender a sus necesidades y crear oportunidades a su alcance para lograr un efecto incluyente y multiplicador del turismo.

(*) Director de la Univa campus Puerto Vallarta.