Los charros y el béisbol

Directivos, empresarios y jugadores, durante la animada presentación.

.

Por Nacho Cadena

.

Fui invitado y, por fortuna asistí, el pasado lunes 8 de octubre, a la presentación del equipo que representará a Jalisco en la Liga Mexicana del Pacífico, la liga de béisbol más fuerte de México y, según los conocedores, la cuarta más importante en calidad en el mundo.

La verdad, aquello fue más que una presentación de equipo, fue un evento tal como deberían hacerse todas las promociones deportivas y las presentaciones de productos y destinos turísticos; un acto organizado a la perfección, pero, sobre todo, con un concepto, con una idea central bien definida, con una definición absoluta de lo que se iba buscando esa noche.

En el salón, un lugar hermoso, por cierto, de eventos de todo tipo en la ciudad de Guadalajara, que hoy se vistió de béisbol y beisbolistas, desde los jardines hasta el palco de presentación de cada uno de los que forman y representan a este equipo.

El béisbol siempre existió en este estado de Jalisco, siempre tuvo representación en la Liga Mexicana y siempre, también, existieron jugadores en los principales equipos de las diferentes ciudades de la República, donde se juega el llamado “Rey de los deportes”.

Los originales Charros, por alguna razón que desconozco, se retiraron y duraron ausentes por muchos años, hasta que un grupo de valientes -valientes, no cualquiera-, personas perfectamente conscientes de lo que buscaban y esta búsqueda era mucho más que una simple aventura empresarial.

De verdad, personas como el presidente del grupo, Salvador Quirarte, y su socio principal Armando Navarro, orientado a la dirección deportiva han dado una muestra de eficiencia, de estrategias precisas, de actividades concretas que han hecho que el béisbol representado por su equipo vuelva a tener un lugar preponderante entre el público de Guadalajara.

El equipo tiene una esencia más allá de la simple competencia; el equipo, según ellos, debe tener un contenido social, una labor educativa, una actividad que ayude a que los niños y los jóvenes encuentren oportunidades de trabajo y que también todos encuentren oportunidades de diversión sana, creativa, sustanciosa, como la que brinda este deporte que, más allá de la fortaleza física, es un deporte de pensamiento, de estrategias definidas, de educación en el campo y de participación fuerte pero jamás tocando la violencia.

.

AMBIENTE BEISBOLERO

Vuelvo al evento. En los jardines, por todos lados, podías distinguir figuras escultóricas de jugadores luciendo los tres uniformes del equipo en posiciones atrevidas de juego; por tanto, desde el camino de llegada al lugar del evento se percibía el ambiente beisbolero. El recinto lleno hasta el tope de aficionados, la gran mayoría de ellos, patrocinadores o socios del equipo; de tal forma que en el lugar se percibían sensaciones de todos colores y todos sabores, siempre con el sello del guante, el bat y la pelota.

La electrónica, la comunicación, los videos, el sonido local estaba perfectamente combinado para crear este ambiente de solidaridad con el equipo de Jalisco; alguien fue capaz de concebir un evento de 360° para provocar un sentido absoluto de unidad alrededor de directiva, asesores, directores y, sobre todo, de aquel grupo de atletas que defenderán los colores del equipo en el diamante beisbolero.

De pronto, aparece un joven dando explicaciones del evento, breves, concisas y motivadoras, de donde se desprendía el mensaje básico de “Los Charros de Jalisco volvieron para quedarse”. Cambia el ritmo de la música y, de pronto, se inicia un desfile de modas; sí, el equivalente a un desfile de modas donde tres jóvenes masculinos y dos guapas chicas exhibieron la ropa que será parte de la imagen de Los Charros de Jalisco en la vestimenta cotidiana, los aplausos fueron abundantes y el regocijo fue mayor; el evento estaba entrando a su mejor momento; aplausos de despedida y viene lo que todos los asistentes esperaban, la presentación, uno por uno, de los deportistas, de los jugadores cuyas capacidades y experiencia defenderían el buen nombre de este equipo.

.

GRAN PRESENTACIÓN

Iniciaron con el staff de picheo, quizá 14 peloteros, empezaron, obviamente con la posición que representa los triunfos del equipo; siguieron en el grupo de catchers, conté 4; la mancuerna que forman la columna vertebral del equipo cátcher-pitcher; infield: primera, segunda, tercera base y parador en corto; presentaron a los jardineros, izquierdo, central y derecho, esos que cubren defensivamente una enorme cantidad de terreno; de ahí continuaron con los asesores deportivos, con los coaches de picheo, de bateo y defensiva; seguir con el personal técnico: doctores, masajistas, gerentes de viajes y así, entre aplausos y loas, presentaron al manager del equipo. Fue en toda esta última etapa donde los peloteros mismos lucieron los diferentes uniformes que utilizarían durante la temporada, por cierto, modernos, lucidores y, hasta donde pude alcanzar a ver, de muy buena calidad.

Se acerca el final y quizá la parte más emotiva: suben los directivos y, en una manera breve y concisa, el presidente, Salvador Quirarte, hace un pequeño resumen del porqué el valor de un equipo como Los Charros, su función social, su función educativa, su función promotora del deporte, su función de crear academias donde los jóvenes puedan adentrarse en el deporte, pero también donde se les desarrolle conscientemente valores humanos y la trascendencia de la vida.

El final fue emotivo, todos, absolutamente todos los asistentes presididos por los dirigentes, levantaron el brazo empuñado y simultáneamente se escuchó un grito de unidad donde a voz en cuello gritaron el nombre de: “¡Charros de Jalisco!”… Los Charros volvieron para quedarse.

.

PEQUEÑA NOTA ADICIONAL

Eventos como este, variando según el caso, podría ser una buena inspiración para preparar en nuestro propio medio, de una manera mejor pensada, nuestros eventos promocionales, todo de acuerdo a las circunstancias, pero siempre buscando la unidad y que las ideas lleguen a acciones útiles y en bien colectivo.

Por cierto, se inaugura la Liga el día 13 y habrá manera de conseguir boletos especiales para los aficionados vallartenses.

¡Vamos al béisbol!

Por hoy fue todo. Muchas gracias. Hasta el próximo viernes.