Made in Taiwan

Will Chung, listo para para recibir a sus comensales en Budaixi.

.

Por Juan Carlos Garda

.

Es viernes. Mientras la mayoría de los jóvenes de su edad hacen planes para salir de fiesta, Will Chung prepara lo necesario para que todo esté en orden para recibir a sus comensales en Budaixi.

Tiene 22 años, es originario de Taipei y decidió abrir hace casi tres meses un restaurante que, con todo y el famoso “septihambre” de por medio, se ha logrado aclientar sobre todo entre locales, sin importar si son vallartenses, estadounidenses o de Canadá. Los turistas, él lo sabe, ahí vienen.

Los 12 platillos en su carta están pensados por el joven cocinero con la idea de presentar comida auténtica en dos vertientes: aquella que un taiwanés puede comer en las calles de su ciudad o la que probaría alguien cuando un amigo en Taipei lo invita a comer a su casa.

.

NO A LAS CONCESIONES

-Will sufre de alergias, por lo que sus padres buscaron alejarlo del aire contaminado de su ciudad natal y, con la mira de ampliar sus propios negocios primero estuvieron en Belice, después Florida, un año en Puerto Vallarta, China, otro tiempo en Taiwán, hasta que regresaron a Puerto Vallarta donde estudió Turismo.

-Fue durante sus prácticas profesionales en la hotelería que el SÍ de ser emprendedor llegó con claridad. Sintió que en general la industria es mal pagada, por lo que si quería trascender y mejorar esa condición tenía que tener su propio negocio.

-Un primer NO que le cruzó por la cabeza fue la duda de que si el mercado local aceptaría su propuesta de comida auténtica de Taiwán. Tenía claro que NO quería hacer ningún tipo de concesiones para agradar o entrar más fácil en el gusto. NO quería “tropicalizar” ningún platillo. Lo que se come en Taiwán SÍ se come en Budaixi.

-No quería tampoco posicionar su restaurante como gourmet o de autor, sino poder ofrecer un menú a precios razonables, en un ambiente relajado, pero sin escatimar en el uso de ingredientes originales.

-La elección fue un pequeño local en Hamburgo 155 en la colonia Versalles donde se topó con varios NO para poder abrir en el tiempo planeado: trabajos de plomería y albañilería mal hechos.

-Una vez abierto, otro NO que ha enfrentado ha sido la incertidumbre de saber si su próximo cargamento de especies y materia prima directamente de Taiwán será retenido en aduana de Manzanillo sin motivo, como ya le ha pasado varias veces.

-Para sortear ha tenido que triangular la llegada. Primero recibir en Estados Unidos, después mandar a la Ciudad de México y de ahí hacia Vallarta.

-A pesar de la rotación de empleados generalizada en la industria, Will ha contado con el SÍ de Efraín su auxiliar de cocina, quien tiene que viajar todos los días una hora y  media desde su casa en Nayarit, siempre puntual y dispuesto a aprender.

-NO hay imposibles, asegura Will, cuya principal inspiración la tiene de su padre, que dejó sus estudios universitarios en Taiwán para ayudar económicamente a su familia. Además de tener un trabajo fijo, fue aprendiz sin sueldo en un restaurante del cual se fue dos años después para abrir su propio local en Taipei y ofrecer, con el permiso previo de su maestro, la receta del platillo que le había aprendido: un caldo a base de chamberete suave de res guisada, cilantro, tomates frescos y fideos.

-El mismo platillo tradicional Will lo incluyó en Budaixi y lo bautizó simbólicamente con el nombre de uno de los guerreros más famosos del periódo de Los Tres Reinos en la Dinastía Hen de la Antigua China, por cuya lealtad y justicia fue canonizado como Guerrero Sagrado, un protector de todo mal y proveedor de fortuna a honorables y rectos. Guan Yu.

-Larga vida y fortuna a Budaixi.

.

Guan Yu: Caldo estilo taiwanés. Chamberete suave de res guisada, cilantro y tomates frescos. Con porción de ramen artesanal.