¡Me canso ganso!

AMLO.

.

Por Humberto Aguilar

.

Con una frase nada original y mucho de champurrado, Andrés Manuel López Obrador dejó claro que cumplirá todas sus promesas. ¡Me canso ganso!, dijo, luego de señalar que contratará a cientos de jóvenes para que se den de alta en seguridad, para combatir la violencia.

Afirmó también que el ferrocarril maya se va construir, que sembrará un millón de hectáreas con árboles frutales y maderables, que duplicará el dinero que se les dará a los adultos mayores y repitió la frase para decir que va respetar la decisión del pueblo en el tema del aeropuerto en Texcoco. Culminó con la afirmación de terminar el ferrocarril Toluca-Ciudad de México.

Ese “me canso ganso” está rodeado de interrogaciones, aún no se determina cómo se preguntará al pueblo sobre el tema del aeropuerto de Texcoco, tampoco se sabe, si aceptarán los jóvenes darse de alta para combatir la violencia. El ferrocarril maya ¿quién lo va financiar?

Otras alternativas se contemplan para resolver el problema controvertido sobre el aeropuerto Benito Juárez, hacer pistas en Santa Lucía, invertirle al aeropuerto de Toluca, así como al de Puebla, gastar 65 millones de dólares en esas adaptaciones que tampoco se saben de un proyecto ejecutivo, simplemente son palabras al viento con el concluyente. “Eso lo voy a lograr” y termina con “¡me canso ganso!”

.

SALGAMOS DE DUDAS

Entre tanto, la transición de quienes controlan las finanzas, el dinero del pueblo, hacen el proyecto sobre el presupuesto del próximo año. Ahí trabajan sobre temas reales, el dinero no les ajusta para cumplir todas las promesas del presidente López Obrador.

Los ingresos principales son los que se tienen del petróleo, los ingresos son el ISR y los fabulosos ingresos que se cobran por el uso del aeropuerto y de todos los aeropuertos de la República Mexicana. Es una danza de millones. Se incluye también los ahorros en el recorte de salarios y de prestaciones en el Congreso de la Nación. Los ingresos no dan para tanto, sobre todo porque parte de esos ingresos se van a destinar a las ilusiones de quien será nuestro presidente de México.

.

EN PUERTO VALLARTA

El aeropuerto de nuestro destino turístico necesita mayor comodidad para el millón de turistas que llegarán en la próxima temporada a disfrutar de nuestro destino turístico, así como el de la Riviera Nayarit.

No se contempla de dónde van a salir los fondos que se necesitan, no hay inversionistas privados que quieran meterle dinero bueno, sin tener la seguridad de que la inversión va ser redituable con el solo pago del DUA. Son condiciones muy diferentes a las del aeropuerto de Texcoco, donde se prevé el paso o la llegada de 50 millones de pasajeros. Los ingresos van a ser fabulosos, de tal suerte que los inversionistas, tienen y les sobra dinero para arriesgarlo en su terminación.

De eso se desprende la disposición de hacerlo con dinero privado.

En Puerto Vallarta las cosas son distintas, se necesita muy buen dinero para la ampliación en las puertas de llegada y salida, no estaría mal, que el presidente López Obrador volteara a ver las necesidades de los destinos turísticos. Además de Puerto Vallarta, los aeropuertos de Mazatlán, Acapulco y Oaxaca. Que nos suelte también ese “¡me canso ganso!” para el resto del país.