De fogones y marmitasDe fogones y marmitasGente PV

Cuidado con el azúcar

Por Héctor Pérez García

.

El azúcar y el organismo humano

Sabemos que el cuerpo humano se alimenta básicamente de dos sustancias: el azúcar, que en el organismo se llama glucosa, y que se encuentra en los alimentos. La segunda es el oxígeno, que se encuentra en el aire que respiramos.

El azúcar (glucosa) y el oxígeno son transportados por la sangre y distribuidos para todos los órganos y células del cuerpo. Las células transforman el azúcar y el oxígeno en energía. Energía para vivir, aprender, actuar, trabajar, multiplicarnos y para toda actividad humana.

Para que todo esto suceda, el azúcar que está en la sangre necesita pasar dentro de las células, para lo cual requiere de la insulina (sustancia producida por el organismo con el fin de colocar la glucosa dentro de las células, para que estas produzcan la energía necesaria para la vida)

Nos explica la ciencia médica que el órgano que produce la insulina es el páncreas y que su producción depende de la cantidad de azúcar que se consuma. Cuanto más azúcar come la gente más trabaja el páncreas.

Aquí lo interesante y preocupante (pues la mayoría de la gente lo ignora), es que el azúcar se encuentra en casi todo lo que comemos: papas, arroz, pan, pasteles, harina, pizza, dulces, helados, vino, el mismo azúcar y… la cerveza.

La falta de insulina se encuentra en la gente que tiende a engordar por su dieta, falta de ejercicio y mala alimentación. Conforme la gente engorda son necesarias mayores cantidades de insulina para colocar la glucosa en las células.

El mayor peligro, sin embargo, consiste en que esa falla en el organismo que de hecho es una de las enfermedades más temibles: la diabetes, comienza muchos años antes de que el azúcar comience en la sangre. Comienza en cualquier edad cuando la gente hace las tres peores decisiones: engordar, no hacer ejercicio ni actividades físicas, alimentarse con comida chatarra (sopas instantáneas, embutidos,  hamburguesas, pizzas, frituras y refrescos). A través de los años y de los errores la insulina va aumentando en la sangre, pero su capacidad de colocar la glucosa en las células va disminuyendo, hasta que deja de funcionar. En ese momento, quien aumenta la sangre es la glucosa, y la diabetes que por años nos ha estado acechando, aparece.

La temida diabetes se está convirtiendo también en una enfermedad en los niños, porque ellos se han convertido en sedentarios (frente a la televisión) engordando y comiendo muchos alimentos industrializados.

.

LO QUE HAY QUE SABER

El azúcar que es fuente de energía y por tanto de vida, debe administrarse en nuestra dieta para evitar que también se convierta en una fuente de enfermedad y muerte. Como vimos al principio de esta crónica, los cereales se convierten en almidón, éste en azúcar y a su vez el azúcar en alcohol. Alcohol que al ingerirse se convierte una vez más en azúcar dentro del organismo humano.

Y aunque el azúcar es la definición misma del alimento energético rápidamente utilizado, desde el punto de vista químico, el azúcar, ya sea de caña o de betabel, está formada por sacarosa. En el intestino es rápidamente descompuesta en glucosa y fructuosa y la absorción es rápida.

La trampa inocente consiste en que la mayoría de la gente come azúcar sin saberlo al ingerir harinas y almidones, sustancias que son la base del pan (en todas sus formas y presentaciones), las pastas, incluyendo las populares pizzas, las papas (peor las fritas), el arroz, las botanas industrializadas, (churritos, totopos, etc.) bebidas gaseosas embotelladas (todas son malas pero las de cola son peores), y muchos otros alimentos de supuesta inocuidad.

.

LOS HECHOS

La nación mexicana ocupa ya el segundo lugar (después de los Estados Unidos), con el mayor número de ciudadanos obesos en su población. Condición que desde el punto de vista de la salud es una mala noticia, pues se refleja en males cardiacos como el colesterol y un gran porcentaje de diabéticos que además de perder calidad de vida, causan desequilibrios en sus familias, en su entorno social y tremendos gastos en la medicina social.

Lo cierto es que “estar gordito” no significa “estar sanito”. Lo más indicado es visitar al médico y preguntarle sobre la naturaleza de los alimentos. El IMSS es un buen recurso.

La industrialización alimenticia – en manos de monopolios gringos- han venido degenerando la comida mexicana, desde la tradicional tortilla hasta las bebidas antaño nutritivas y hoy desnutritivas. México come hoy peor que hace cuatro siglos, y las compañías norteamericanas, fabricantes de pastelitos dulces, consomés y sopas, pero sobre todo de refrescos, galletas y latería, son en gran parte culpables.

¡Cuidado con el azúcar! Es más peligrosa de lo que aparenta.

.

El autor es anlista turístico y crítico gastronómico.
Sibartia01@gmail.com
Elsybarita.blogspot.mx