CiudadLocal

Visitan Vallarta dos buques de guerra

Buque Sonora, imponente en el mulle 2.

.

  • Atracan en la terminal marítima local el “Sonora” y el “Yaqui”; uno es un patrullero oceánico, el otro un remolcador y los dos están bien armados.

.

Por José Reyes Burgos
Puerto Vallarta

.

Ayer la imponente presencia, por segunda ocasión en el mes, del crucero Norwegian eclipsó la de dos combatientes del mar que al mismo tiempo atracaron en la terminal marítima de Puerto Vallarta. Un par de naves destinadas a proteger los litorales de nuestro país y que no visitan a este destino turístico de manera convencional.

El primero de ellos es el ARM – “Sonora” PO-152 de perteneciente a la clase “Durango” de navíos pertenecientes a la Secretaría de Marina Armada de México. Es un patrullero oceánico de mediano tamaño botado en el año 2000, y posee 4 hermanos. Su tripulación es de 77 elementos, que sumados a su capacidad de transporte de personal suman en total 129 almas a bordo.

Atracado en el muelle principal, una vez ido el gran crucero de turistas no pasó desapercibido, pues su diseño ideado para ser sigiloso y evasivo al radar lo hacen lucir liso, simétrico y muy estilizado, como todo un buque moderno. Sus misiones varían, desde patrullar las costas de nuestro país para mantener la seguridad y evitar infiltraciones del narcotráfico en las playas; evitar la piratería en ultra mar y abatirla, contando con tecnología para evitar el abordaje de la nave; hasta transporte de reos y desde luego, estar preparado para el combate en ultramar contra otros barcos semejantes.

Para cumplir todas estas labores, el ARM Sonora está muy bien dotado de armamento; su cañón de fabricación sueca Boffors Mk3 de 57 milímetros que se impone en la proa lo hace ya muy intimidante; el alcance efectivo de sus proyectiles es de 8 mil 500 metros, suficiente para no dejar escapar a ningún malhechor que ose cometer delitos en las aguas mexicanas.

Por si fuera poco, también integra sistemas de defensa de fabricación rusa 9k38 Igla, pensados para derribar aeronaves enemigas pero también alcanzar otras embarcaciones; ese es un armamento que la Marina Armada de México utiliza mucho entre sus tropas, ya que resulta portable para el elemento de tierra y al mismo tiempo se integra en una plataforma móvil para su despliegue. Algunas plataformas petroleras de PEMEX también lo usan.

Un detalle más: este titán de acero fue fabricado en los astilleros de la SEMAR, por lo que su diseño y construcción exceptuando el armamento es totalmente mexicano. Sus imponentes torres de comunicaciones lo hacen un vigilante sin rival en los mares de nuestro país. El Sonora puede irse a ultramar sin tocar puertos por hasta 20 días.

El segundo barco militar que, en el mismo muelle y junto al Sonora atracó, es el ARM – “Yaqui”,  remolcador de la Secretaría de Marina utilizado para dar servicio de transporte auxiliado a otras embarcaciones, ya sea civiles o militares, así como el movimiento de boyas, obstáculos marítimos o plataformas pequeñas. Esto lo hace a través de una visible grúa instalada en su popa.

Su tripulación es de 11 hombres; pero que no nos engañe su pequeño tamaño y vocación de ayuda: está armado con un cañón Mk-38 de 25 milímetros con un alcance de 2 mil 700 metros y cadencia de tiro de 180 proyectiles por minuto, por lo que no tendría problema en ser la pesadilla de cualquier embarcación malintencionada.

La Octava Zona Naval recibe frecuentemente a embarcaciones militares tanto mexicanas como extranjeras con relativa frecuencia. Hace tan solo unos meses, atracó el USS – San Diego LP22, un enorme buque de transporte anfibio y con misiles de ataque, perteneciente a la Marina de los Estados Unidos.

.

FOTOS: JOSÉ REYES.