Los problemas que vienen

“Canelo” Álvarez.

.

Por Humberto Aguilar

.

Deberá andarse con cuidado el “Canelo” Álvarez con todo ese montón de billetes verdes que le van a pagar por 11 peleas en los próximos cinco años, le van a empezar a llover los amigos bien intencionados, dispuestos a ayudarle a gastar su dinero. Llegará también quien le va ofrecer fabulosos negocios en bienes raíces, en empresas de diferente vuelo y por supuesto le van a llover con facilidad mujeres que lo van a rodear de cariño, por su dinero por supuesto.

No hay nada nuevo bajo el sol, a otros boxeadores les ha ocurrido ya esa clase de amigos y esa clase de mujeres.

Recordamos con tristeza el caso del “Pajarito” Moreno, el llamado “Barretero” de Chalchihuites.

Chalchihuites es un lugar de Zacatecas donde abundan los minerales. Los barreteros son los hombres que bajan a los tiros para sacar el mineral a base de pico y pala. Lo apodaban así porque era un golpeador bárbaro. Muy vulnerable sucumbió ante los halagos de los amigos y una de esas estrellitas del medio artístico ansiosa por agregar letras a su carrera, se casó con él, vivió por muy poco tiempo el sueño del elogio y la vanidad, pronto sus barretazos no tiraban a nadie y por el contrario empezó a caer del gusto del público por las derrotas que hilvanó en la parte final de su carrera.

El Pajarito Moreno terminó de franelero y cuidando autos en los centros nocturnos, donde se ganaba la vida modestamente con las propinas que le daban por su trabajo.

.

RUBÉN OLIVARES

El caso de Rubén Olivares es también digno de recordar, su afición al alcohol y a las mujeres fue su perdición. Desde luego tuvo muchos amigos que le ayudaban a gastar los millones de dólares que ganaba en el ring. Se casó dos o tres veces, a su última esposa la inició en el box de los guantes rosas, se convirtió en su manager y entrenador, pero la dama no duró mucho tiempo.

Lo mejor de Rubén Olivares fue su amistad con el periodista del diario Excélsior de la Ciudad de México, Ricardo Garibay. Para Ricardo Garibay, Rubén Olivares fue su ídolo, a la vez que Rubén le profesó una gran amistad, a propuesta de Ricardo se filmó una entrevista en la que hubo de por medio varias botellas de vino, los dos eran muy aficionados a la bebida. La entrevista fue paso a paso, copa a copa y los dos terminaron superalcoholizados, en el reportaje televisivo se le vio a Rubén despedirse y caminar visiblemente borracho sosteniéndose de las paredes. Unos meses después, Ricardo Garibay falleció y quedó solamente de recuerdo esa entrevista que de vez en cuando la vuelven a transmitir.

Para el Canelo Álvarez hay muchas advertencias, por lo pronto el presidente del Consejo Mundial del Boxeo, Mauricio Sulaimán, lo tiene muy cerca, gran parte de esos 365 millones de dólares le tocarán. Todos los boxeadores que pertenecen al Consejo Mundial se cotizan de acuerdo a sus ingresos que van desde un cinco a un diez por ciento en peleas del campeonato mundial.

Recientemente Sulaimán le hizo entrega de dos cinturones, el que lo acredita como campeón mundial peso medio y una faja de chaquira hecha por artistas coras, muy bonita por cierto.

También le espera al Canelo Álvarez lo que habrá de pagar de impuestos por sus ingresos, si sus ingresos son en dólares tanto el gobierno de Estados Unidos como el de México le cortan una buena tajada.

Lo que le pasó a Julio César Chávez fue terrible. En su última pelea de campeonato mundial dedicó su victoria al presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, con frecuencia Julio César lo visitaba en Los Pinos y charlaba con el presidente, lo que le salió bastante caro.

Ernesto Zedillo le empezó a cobrar por lo que había ganado en el ring. Cuando se quedó sin dinero en los bancos, el SAT le quitó bienes raíces y negocios que tenía en Culiacán, Sinaloa, prácticamente lo dejó en la calle, todo por aquellos guantes de box y por su amistad con Carlos Salinas.

Con todos esos antecedentes El Canelo debe andar con cuidado, cuidar su dinero en extremo para que cuando le lleguen los impuestos, tenga lo suficiente para vivir con su familia.