Encuestas y percepción

Por María José Zorrilla

.

Recientemente se publicó la Encuesta Nacional de Seguridad Publica Urbana (ENSU) del trimestre de julio a septiembre del 2018.  Vallarta Opina dio cuenta de algunos resultados en donde Puerto Vallarta salió como la cuarta ciudad más segura de México por detrás de San Pedro Garza García, Saltillo y Mérida.  Una buena noticia en relación al contexto nacional, e incluso internacional, pero que no necesariamente habla de lo que se percibe fuera del país en lo general, ni de lo que acontece al interior.  Al revisar los resultados publicados por INEGI, es lamentable reconocer que el 74.9% de los mexicanos mayores de 18 años dijeron sentirse inseguros en sus ciudades de origen.  Esta cifra por si sola revela que tres cuartas partes del país van a la escuela, a sus trabajos, a la tienda, bajo la amenaza de vivir un sobresalto.  La incertidumbre empieza a ser una habitante más en la vida del connacional.  Y en lugares donde el riesgo es mayor como en Reynosa, ante hechos violentos, los habitantes dicen “pues lo bueno es que no sucedió en mi calle” fue unas más adelante.

Desgraciadamente para el país, son muchos los lugares donde la descomposición del tejido social empieza a ser ya una alarma, particularmente ciudades que antes gozaban de mejor prestigio.  Hace 40 años Ciudad Victoria era de las ciudades más tranquilas y seguras para vivir, hoy día la realidad es otra.  Antes, lugares de la Riviera Maya que eran un verdadero paraíso, hoy día viven bajo la sombra del temor.

En una comparativa entre Puerto Vallarta y Cancún, las diferencias son considerables.

En tema de percepción 41.4 por ciento de los vallartenses dijeron sentirse inseguros en Puerto Vallarta mientras que en Cancún el porcentaje asciende a 92.8%, en cuanto a sacar dinero de un cajero automático en Vallarta el 61.9% dijo tener miedo contra 91.5% en Cancún.  Temor a ser asaltado en el transporte público el 36.6 % dijo sentirse inseguro en Vallarta contra 73.1% en Cancún.

Estas cifras no son para echar las campanas al aire porque estamos mejor que Cancún, nuestra competencia interna más directa.  Duele que México esté pasando por esta crisis de seguridad.  No podemos celebrar la desgracia del otro, por el contrario, son focos rojos que nos obligan a replantear las formas cómo enfrentar los diferentes tipos de delito, desde el del crimen organizado hasta el delito del orden común, que cada vez es más frecuente en Vallarta.   Asaltos a casa habitación, afuera de una sucursal bancaria o en calles oscuras y apartadas empieza a ser un patrón común de comportamiento de la delincuencia que siente tener campo libre para actuar ante la poca capacidad de respuesta de nuestros sistema de seguridad y los altos índices de impunidad que rebasan al propio estado en toda su dimensión.   En la misma encuesta hay un dato en el que tenemos un mayor porcentaje que Cancún fue el de personas que conocen, han visto o estado en contacto con venta de drogas es del 53.8% contra el 43.3 en Cancún.  Podría deducirse de alguna manera que este rubro es quizás donde habría que poner más atención y donde se ubiquen la mayor parte de los problemas por jóvenes adictos desesperados por comprar droga que están dispuestos a entrar a robar a como dé lugar, por techos, domos, rejas, patios.  El otro problema es una gran masa poblacional con salarios bajos o desempleo.  Sobresale un dato a nivel nacional el 85.8% consideró efectivo el desempeño del personal de la Marina y a nivel local alcanzó 94%.  El desempeño de las policías municipales a nivel nacional alcanzó solo el 38.6% de aprobación, en Vallarta ese rubro alcanzó 44.5.  Arriba de la media, pero habla que menos del 50% de los vallartenses considera efectivo el desempeño de la policía municipal.  Habrá que seguir observando cómo se desenvuelven las cosas porque la seguridad no es sólo un tema de turismo y economía es un tema social que nos concierne a todos.