En recuerdo a Wayne Mc Leod

FRANCISCO (PACO) SILVA, TESTIGO Y PROTAGONISTA DEL PUERTO VALLARTA DE LOS AÑOS DORADOS.

QUE no son pocos los vallartenses que disfrutaron los llamados años dorados que tuvo Puerto Vallarta durante la década de los años setentas y ochentas, épocas que aún se recuerdan, se comentan, se añoran, pero sobre todo se extrañan porque representaron mucho para Puerto Vallarta en diversos aspectos.

Por supuesto que aquéllos años no trajeron la prosperidad para muchos sectores locales de una manera automática sino que fueron muchos sus protagonistas, hombres y mujeres que con su trabajo y visión, contribuyeron a que ésas dos épocas quedaran marcadas como las más importantes en muchos aspectos, particularmente en la llegada de inversiones de todo tipo y de un turismo de alto poder adquisitivo que le otorgó a este destino turístico una dimensión que lo distinguía del resto de los destinos turísticos de nuestro país.

Se ha escrito y mucho, sobre aquellos personajes,- hombres y mujeres,- que dieron lustre a ésa época que los cronistas han calificado como de esplendor en la historia moderna de Puerto Vallarta.

Eran los años finales de la década de los años sesentas y los inicios de la década de los años setentas cuando Puerto Vallarta empezaba a cosechar la publicidad recibida con motivo del romance de los actores Richard Burton y Liz Taylor y de la filmación y exhibición de la película “La Noche de la Iguana”.

Operaban ya en las playas del norte y del sur del puerto, los hoteles Playa de Oro, Posada Vallarta, Holiday Inn, Camino Real y Garza Blanca, mientras que en el centro histórico y zona romántica, destacaban el hotel Rosita, el Océano, el Mirador, el Chula Vista, el Molino de Agua, el Posada de la Selva, el Central, el Delfín, el Tropicana, y otros más.

Los nombres históricos de Guillermo Wulff, de Jack Cawood, de Máximo Cornejo Quiroz, de Luis Favela, de José Díaz Escalera, de Suña Gershenson, de María Eugenia Piana, de Rafael de la Cruz, de Carlos Anderson, entre muchos otros, iban de boca en boca en un Puerto Vallarta en donde a diario se anunciaban inversiones de todos tamaños, la construcción de grandes hoteles y la apertura de nuevos comercios en un ya pletórico centro histórico en cuyas calles ya no cabían las tiendas de ropa típica y las de artesanías, las boutiques, los cafés, las joyerías y los restaurantes.

A todos estos nombres, se les agregaba el de Francisco ( Paco ) Silva, un hotelero que había llegado procedente de Acapulco contratado por el hotel Posada Vallarta para integrarlo a su comité ejecutivo.

Pocos años después, Paco Silva tomó la gerencia del icónico hotel Océano en cuyo restaurante desayunaban, comían y cenaban los personajes que en aquel tiempo ponían la agenda vallartense.

En este cargo, Paco Silva terminó de conocer a la crema y nata de la sociedad de Puerto Vallarta de aquel entonces, la mayoría de ellos fueron sus amigos y compañeros de aventuras, fuera en el tenis, en los negocios o en la vida social de esta ciudad.

& Los Tules fue su gran despegue.

Francisco ( Paco ) Silva hablaba un excelente inglés que le permitió destacar ampliamente entre el cuerpo de promotores y vendedores del naciente desarrollo de Los Tules en el año de 1977 cuya comercialización dirigía Ignacio Cadena Beraud quien fue posteriormente uno de los amigos más cercanos a Paco Silva quien vendió una buena parte de los condominios que se ofertaron en aquella primera etapa de lo que ha sido considerado como el mejor desarrollo de condominios de Puerto Vallarta por su extensión, ubicación y calidad de construcción.

En opinión del propio Nacho Cadena Beraud, “Paco Silva era un gran vendedor. Tenía un olfato que le permitía saber si el cliente tenía o no interés en comprar. Difícilmente se le iba una buena venta. Era además, una persona divertida, con sentido del humor que aprovechaba el amplio conocimiento que tenía ya de Puerto Vallarta para seducir a sus eventuales clientes”.

Además de sus cualidades innatas de vendedor, Paco Silva fue un buen jugador de tenis, deporte que practicaba a diario en las canchas de Los Tules, jugaba con sus amigos Antonio Santoveña, el propio Ignacio Cadena, Guillermo Wulff Sein, Rodolfo Gómez Bernal, Luis Reyes Brambila y René Clay, entre muchos otros.

.

EN RECUERDO DE WAYNE MC LEOD

QUIEN es muy bien recordado en Puerto Vallarta, es Wayne Mc Leod, un canadiense que llegó aquí en 1985 como turista y que fue seducido por las bellezas de Puerto Vallarta en donde residió durante el resto de su vida.

Buen amigo, persona seria, formal y apasionado del tenis, fue editor durante 12 años del periódico diario VALLARTA TODAY al que le entregó los mejores años de su vida.

Sirvió mucho a Puerto Vallarta desde diferentes posiciones, fue su promotor permanente y supo hacer numerosos amigos especialmente en la comunidad canadiense y norteamericana y en las galerías de arte de este puerto.

En VALLARTA OPINA, su casa durante muchos años, le recordamos con el afecto que supo ganarse.