Consejos de una abuelita modernaGente PV

La frustración, el mal moderno

Cuando sientas que realmente no poseas nada, y que la vida ha sido injusta contigo, piensa que eres dueño de un gran tesoro que no se puede comprar ni con todo el oro del mundo… ¡Tu libertad!…

.

Por un México mejor

.

¿Cuántas veces hemos sentido en el fondo de nuestra alma un profundo pesar, una impotencia terrible, una agonía lenta? Creemos en esos momentos que nadie puede llegar a comprender nuestro sufrimiento. Podemos estar rodeados de personas y percibir esa soledad infinitamente perturbadora.

Es entonces cuando en el silencio de la tranquila noche, nuestra mente se impregna de múltiples pensamientos negativos. El pasado doloroso se retroalimenta apoderándose de nosotros provocando de nuevo, sufrimiento… Y es entonces cuando me pregunto: ¿Qué se saca de provecho ante una actuación como ésta?… ¡Nada en absoluto!, porque el pasado ya quedó atrás, y aunque quisiéramos… Todavía no se ha inventado la máquina del tiempo, para poder cambiarlo a nuestro antojo, por lo tanto, con esa actuación errónea… ¡sólo lograremos autodestruirnos!

Cuando te encuentres en esa difícil situación, en lugar de compadecerte, piensa que es hora de meditar y acercarte al mejor amigo que puedas tener en éste enigmático Planeta Tierra; a ese Ser Supremo llamado… ¡Dios!

Es el momento de hacer un alto en la vida y poner en la balanza, todo lo bueno y lo malo, dándote cuenta de que la primera cosa positiva para tu lista de beneficios adquiridos… ¡Es el haber sido elegido entre millones de espermatozoides y de óvulos que murieron para que tú pudieras ser!… Por lo tanto, lograste arribar a este globo terráqueo… ¡Siendo un triunfador! No lo olvides jamás.

Al llegar, el mismo Dios te otorgó tres maravillosos regalos: Tu cuerpo, tu libre albedrío y tu conciencia… Por desgracia, no se ha aprendido a respetar el valor del cuerpo, y con excesos mal entendidos… ¡Se daña! Con el libre albedrío… ¡Se ha confundido la liberación con el libertinaje!… Y a la conciencia, la tratamos de engañar… ¡Con la famosa “globalización” y caemos en el costumbrismo!, olvidándonos de nuestra capacidad del poder discernir entre el bien y el mal, que es el primer paso… ¡Para encontrar nuestra felicidad!

En muchas ocasiones algunos terapeutas y guías espirituales recomiendan conseguir un buen amigo para poder comentar los secretos íntimos y juntos buscar una solución a los problemas, pero… En la actualidad algo está pasando con la lealtad, el honor, la verdadera amistad y poco a poco se está perdiendo la noción real de los valores morales, palpando con tristeza que la mayoría de las veces, un secreto entre dos… ¡Deja de serlo!

Dije la mayoría de las veces porque gracias a Dios aún existen personas en quien se puede confiar, aunque les diré que la discreción… ¡No se da en macetas! Por lo tanto, cuando te sientas muy deprimido o frustrado, levanta tu vista, observa alrededor, analiza detenidamente todo lo que posees, sin dejar de pensar que cuando arribaste a éste mundo llegaste con nada, de la nada y lo poco o mucho que tengas… ¡Es ganancia!

Da gracias a Dios de ese préstamo que te otorga la vida mientras existas y no se te olvide que cuando partas… ¡Tendrás que irte y dejarlo todo, pues no te llevarás nada!

Cuando sientas que realmente no poseas nada, y que la vida ha sido injusta contigo, piensa que eres dueño de un gran tesoro que no se puede comprar ni con todo el oro del mundo… ¡Tu libertad!… Tenemos la dicha de vivir en nuestro México adorado, donde “todavía podemos hacer uso de ella“… Y si por desgracia estás en la cárcel, piensa que aún dentro de ella, eres libre, porque mientras no encadenes tu espíritu… ¡Eres dueño de ti mismo!

Hace tiempo tuve la dicha de asistir a la entrega de premios de un concurso poético, llenándome de orgullo “la presencia espiritual“ de un interno de las Islas Marías, quien fue premiado gracias a su libertad de expresión…

Si dentro de la cárcel se puede ser libre, grandioso, poseedor de un espíritu con valor incalculable y llegar a ser un ejemplo admirable (sólo recordar a Mohandas Karamchand “Gandhi” y Nelson Mandela)…. ¿De qué no serás capaz tú, si además de todo lo que te rodea, eres dueño de tu libertad corporal y espiritual?

Por favor, no permitas que la frustración sea causante de tu destrucción… ¡Reacciona! Y antes de que te conviertas en tu propio juez implacable, recuerda el significado profundo de esas sabias palabras… ¡Aquel que se encuentre libre de culpa, que arroje la primera piedra!

Estas líneas las dedico con toda mi admiración y respeto a ese interno anónimo, de las Islas Marías “, que, con su valioso ejemplo, ha sido la mejor cura para mi frustración.

Cariñosamente Ana I.