Gente PVSer Vallartense

Sexualidad humana3/20

Rasgo por demás interesante y distintiva de la sexualidad humana, es lo que antropólogos y fisiólogos humanos han nombrado receptividad femenina extendida.

.

Por: El Gentil Expatriado
ictiosapiens.vallartensis@hotmail.com

.

El ejercicio de la sexualidad humana es la propela más poderosa que impulsa el desarrollo cultural del hombre

[…] sortearé fieras a través de barrancas y ríos caudalosos; caminaré en la obscuridad de la noche por lo desconocido, apenas orientado por la luz de las estrellas para estar un instante a tu lado. Sé que cuando vea el palpitar de tu vientre tendré la más grande recompensa; tengo certidumbre que tu mirada de güinduri sanará mis heridas y desvanecerá todo resabio de abrojos incrustados en mi alma […]

Receptividad femenina extendida.

Rasgo por demás interesante y distintiva de la sexualidad humana, es lo que antropólogos y fisiólogos humanos han nombrado receptividad femenina extendida. Al menos a partir de la primera menstruación, una mujer tiene potencial de receptividad sexual casi permanente. Más aún, hay mujeres precoces que por voluntad propia inician la actividad sexual con antelación al inicio de la menstruación. Esa receptividad –propensión a la relación sexual–, se prolonga hasta edad avanzada.

Una mujer es proclive al contacto sexual al margen de horas del día, estaciones del año, condiciones ambientales, estado del entorno y aún, período de menstruación. Esta característica tiene repercusiones y alcances en economía, política, religión, arte, moda, salud, alimentos, bebidas, alojamiento, patrones regionales de conducta y muchos otros –la lista es inconmensurable–. Podría llenar un libro del tamaño de la enciclopedia británica, con ejemplos de los efectos de la receptividad femenina extendida.

Empero, pondré a consideración del sincero lector, dos consecuencias que derivan de esa realidad: 1.- parte del éxito en el incremento de la población humana mundial, hoy de un orden superior a siete mil millones de habitantes –en la bahía de Banderas sobrepasa los 300,000 residentes, reside en la capacidad innata femenina por aparearse; tal cual reza un dicho popular, […] tanto va el cantarito al agua, hasta que se rompe […]; es decir, a mayor número de contactos sexuales, mayor probabilidad de embarazo y por consiguiente, de aumentar el número de ciudadanos del mundo; 2.- todos los sectores de una sociedad lucran con esa característica en moda, legislación, leyes, preceptos morales, sitios de reunión social y clandestina, alimentos, bebidas, métodos anticonceptivos, programas de salud y miles otros.

Al sincero lector. Si desea leer otros textos míos, consulte http://vallartaopina.net/ o escriba a mi correo. Me interesa conocer opiniones y experiencias particulares de mis textos, expresadas con decencia y decoro.