Educación y ParentalidadGente PV

Tendencias prospectivas en aprendizaje y educación

Muchos avances y exigencias de la era que nos toca vivir tienen que ver con nuestra capacidad de adaptación. A fin de no ser analfabetas de la tecnología, le sugiero que iniciemos ya ese cambio.

.

Por Dr. Jesús Cabral Araiza

.

“Para que las TIC desarrollen todo su potencial de transformación (…) deben integrarse en el aula y convertirse en un instrumento cognitivo capaz de mejorar la inteligencia y potenciar la aventura de aprender”

 – Beltrán Llera.

.

Contexto

Las tendencias contemporáneas en aprendizaje y educación están terminando por arrasar viejas prácticas docentes y estudiantiles respecto al fenómeno del aprendizaje en el mundo. Mientras que Europa se debate sobre el modelo de enseñanza y el rumbo en materia de política integrativa, en América latina seguimos con viejas discusiones sobre modelos ya superados y obsoletos que propician los aprendizajes y las competencias profesionales.

Ya hace unas tres décadas que el internet y el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son una realidad, son el presente, no el futuro. Algunos colegas de la vieja guardia, nacidos en la década de los 50 o 60 que no se han actualizado, les resulta confuso e incluso amenazante el hecho de todas las multitareas que se pueden realizar desde la palma de la mano.

Pero, ¿acaso son tan necesarias las TIC en nuestra vida académica? Veamos, hace unas décadas, en los 80´s para ser más precisos, y yo estudiando mi licenciatura en escuela pública, era común que nadie contara con una computadora e impresora y que los trabajos en equipo y otras tareas escolares se realizaran en la biblioteca, casa de un amigo o en el salón de clases. Hoy en día tenemos que los alumnos pueden trabajar desde su celular, en tiempo asincrónico, es decir primero uno deja información, el otro la ve y modifica cuando puede o quiere. La cantidad y calidad de información para realizar los trabajos ha crecido de manera exponencial, y el tiempo escolar de estudio no es suficiente para leer las novedades que minuto a minuto surgen y que podemos contar al día por miles, literalmente.

Esto es solo un ejemplo de la realidad escolar a la que el alumno está expuesto, y lo digo para bien. Pero ¿qué pasa si el profesor no sabe cómo se hace ello o peor aún, si no sabe cómo se administra y se puede administrar dicho aprendizaje? ¿Si el profesor no conoce de plataformas, de diseño instruccional, de foros de discusión de bases de datos en línea, de bibliotecas virtuales? Pues estaremos ante la disyuntiva de clasificar a profesores obsoletos o de vanguardia, profesores capacitados en el uso de las TIC.

.

Administración de los aprendizajes

En dicho contexto, vale la pena no solo que los docentes estén a la vanguardia, de igual manera, urge que las instituciones educativas, sean públicas o privadas, se capaciten en el uso de las nuevas tendencias y tecnologías aplicadas al aprendizaje. Muchos docentes piensan que entonces “ya no harán nada” y el alumno aprenderá autogestivamente. Ante ello he de comentarles que no, el docente sigue teniendo una función primordial de mediador con el aprendizaje, su función no está amenazada, de hecho, cobra relevancia al ser un gestor y mediador capacitado en áreas que el alumno desconoce y en las habilidades que aún le quedan por desarrollar.

Lo que sí ha cambiado, son los medios, la velocidad y la forma de administrar los aprendizajes. Por ejemplo, hoy en día los alumnos trabajan en sistemas que les permiten estar redactando un trabajo en tiempo real y ver los otros las redacciones, ajustes o correcciones que se van haciendo. De igual manera se pude enviar por múltiples medios imágenes, texto, voz y cualquier información que sea requerida, incluso ser almacenada gran cantidad de información en los sistemas Box o en la llamada “nube”. El docente puede y debe administrar ello al igual por ejemplo las plataformas. Por mencionar una Moodle, que es una de las que ha crecido en las últimas dos décadas de forma destacada y que realmente pone la administración y contenidos de manera accesible y amable tanto para docentes como para alumnos. En ella se colocan miles o más bien millones de cursos en todo el mundo y el docente puede administra fechas de entregas de trabajos, recibir y calificar tareas, poner ligas de contenidos diversos entre mil cosas más. Para ser claros, si la tecnología suple al docente puede ser que sea porque se lo merece.

.

¿Amenaza u oportunidad?

Finalmente puedo decirles que esta tendencia ya no es reversible. Hoy en día estamos obligados por los avances tecnológicos a estar al día, a capacitarnos para poder trabajar, estudiar o hasta relacionarnos en esta aldea global que cada día o cada minuto es más pequeña. Dependerá del docente y de quienes administran los aprendizajes y la educación en general hasta dónde quieran llegar, de no hacerlo nosotros, alguien más lo hará, de ello no tenga duda. Muchos avances y exigencias de la era que nos toca vivir tienen que ver con nuestra capacidad de adaptación. A fin de no ser analfabetas de la tecnología, le sugiero que iniciemos ya ese cambio. Pase buen día.