Gente PVJuventud en nuestra comunidad

Menos puede ser más

Tener a las personas en su ambiente laboral estresadas, disconformes y con una sobrecarga de trabajo, la cual las priva de otras actividades, sólo se obtienen resultados mediocres.

.

Por Néstor Cabral Biurcos

.

No es suficiente estar ocupado, también lo están las hormigas. La pregunta es, ¿en qué estamos ocupados?

Se plantea que todos en nuestra vida trabajaremos en algún momento con tal de recibir un sueldo o hacer un bien. Usualmente lo hacemos durante ocho horas al día, tiempo promedio establecido en nuestro país. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) México ocupa el lugar número uno como el país donde más se trabaja, con un total de dos mil doscientas cuarenta horas al año.

Con tanto tiempo laboral, se plantearía que fuéramos un país bastante eficaz, ¿Cierto? Pues la realidad es que esto no es así, ya que también tenemos el primer lugar como el país menos productivo de la OCDE. Existen varios factores que pueden hacer que una persona reduzca su efectividad tales como: un ambiente de trabajo, compañeros o jefes tóxicos, la gran cantidad de horas que se trabaja al día, la disconformidad con el sueldo y la felicidad, entre otros.

A pesar de que yo, como joven, no tengo la necesidad de trabajar, existe una manera de conectar esta información con un problema que he notado con regularidad en mi escuela durante los pasados cuatro meses, la cantidad de tarea y horas de trabajo-clase que se tienen como rutina escolar. Es, en mi opinión, un problema cultural grave es pensar que trabajar muchas horas signifique ser productivos, ya que esto es completamente falso. Resultados de esta ideología se han podido ver en distintos ejemplos. Empresas las cuales al disminuir las horas laborales, han logrado que sus trabajadores incrementen su productividad exponencialmente. Esto ayuda a que de la extensa jornada de trabajo, se pierda menos tiempo el cual podría ser utilizado para distintas cosas.

Creo que estos mismos conceptos aplican para la manera en la que el sistema escolar es aplicado. Jornadas de aproximadamente ocho horas, con un número elevado de materias en donde un alumno no se puede concentrar verdaderamente en solo una cosa a la vez, lo único que conseguirá será que la manera en la que se trabaja sea, por decirlo así, a medias en la mayoría de sus obligaciones tanto escolares como extracurriculares. El sistema que se tiene en México podría, y debería, ser modificado a pro de los estudiantes. Esto, con vista a las necesidades y herramientas que una persona necesitará en el futuro. El mundo cambia constantemente, si lo que se busca es ser exitoso, se debería empezar a cambiar de la misma manera.

Como parte del consejo estudiantil, mis compañeros y yo hemos recibido repetidas quejas acerca de las horas y horas de trabajo que se nos asignan para la tarea en casa, la cual más que servirnos para repasar los conceptos aprendidos en la escuela, lo que están haciendo es afectar uno de los factores más importantes para la productividad. Este factor es la felicidad.

Este concepto está fuertemente relacionado con nuestra capacidad para mantenernos concentrados, proactivos y verdaderamente aprovechar el tiempo que tenemos, no solo usarlo. De tener una mayor cantidad de tiempo para nuestros propios intereses y actividades, podríamos incrementar la felicidad de los alumnos, y por consiguiente el aprovechamiento escolar.

Esto no significa más horas para no hacer nada, sino más horas para ejercitarse, aprender un nuevo idioma, leer, conocer y superarte a ti mismo con los retos que te propongas. La motivación con la que se hacen las cosas es un aspecto fundamental de los resultados que se obtienen. Al tener a las personas en su ambiente laboral estresadas, disconformes y con una sobrecarga de trabajo, la cual las priva de otras actividades, sólo se obtienen resultados mediocres. Muchas gracias por leer y que tenga un excelente día.