Gente PV

Presentan la Conexión Francesa en Kaiser Maximilian

Andreas Rupprechter, chef Mathieu Ravinel del hotel La Palombe, y Jean-Adrien Bouniazet.

.

  • Fue una de las más exquisitas cenas temáticas del XXIV Festival Gourmet Internacional

.

Por Miguel Ángel Ocaña Reyes

.

Los sabores esenciales de la cocina francesa fueron los que un público privilegiado tuvo oportunidad de degustar en el restaurante Kaiser Maximilian, donde el chef Mathieu Ravinel del hotel La Palombe, y su sous chef Jean-Adrien Bouniazet, presentaron con motivo de la XXIV edición del Festival Gourmet Internacional.

El menú constó de seis platillos ligeros que el chef Ravinel destacó por su sencillez, con sabores muy interesantes y combinaciones exquisitas con ingredientes orgánicos de primera calidad en los que da una vuelta a la esencia de la cocina francesa para ofrecer al comensal una experiencia sublime.

“El principio es que los clientes coman lo que cocino en Francia, para que descubran la cocina francesa y otros sabores que no hay en México. Es otra forma de cocinar, vengo del sur de Francia, y el plato más famoso es la cebolla, porque en Francia la cebolla se usa para comer más que para condimentar, mi cocina es muy simple, el nombre del plato es muy corto, porque quiero que la gente sólo elija su plato por los productos por los que está compuesto, en mi restaurante los platos solo tienen el nombre de los alimentos que lo componen para que la gente se imagine la forma, trabajamos mucho en el producto y la mezcla de sus sabores, aquí hice el dorado, espárrago y crema ahumada, simple, con la cebolla, foie gras y régalise, es simple, y mi cocina es simple también, porque no hay muchos elementos, no hay muchas técnicas, sólo importan los sabores y cómo se mezclan en el plato, yo pienso la cocina así, sólo tres o cuatro sabores, no más, me salgo de lo espectacular para volver a la esencia, esa es mi propuesta.”

El menú constó de un dorado marinado con espárragos verdes en vinagreta, cebolla dulce en pasta de hojaldre, hígado de pato y salsa de regalíz, callo de hacha asado con puré y mantequilla de avellana, pechuga de pato asado con puré de camote blanco, ciruela pasa y salsa de pato, pierna de cordero confitado con puré de berenjena, ricota y comino, y de postre moras frescas, crema inglesa con toque de té de jazmín, crujiente de amaretto.

La velada se complementó con las finas notas del maestro Jorge Fernández quien con su violín llevó los sonidos de Francia a los oídos de los comensales que degustaron una cena fantástica en un ambiente conmovedor.

.