De derechos y salarios

Por Humberto Aguilar

.

Definitivamente vivimos un mundo irreal y de locos, el Poder Ejecutivo -que es el Presidente Andrés Manuel López Obrador- y el Poder Legislativo -integrado en el Congreso por Morena en su mayoría y otros partidos-, en esta su cuarta transformación se han enfrentado al Poder Judicial con la pretensión de bajar los sueldos a una cantidad aproximada de setenta mil pesos mensuales.

Integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que es el Poder Judicial, el promedio de sus salarios es de 270 mil pesos mensuales que para Andrés Manuel y los integrantes de Morena es una cantidad ofensiva y de fantasía. Mas considero que pelear por derechos ya obtenidos en materia de salarios debe ser lógico para cualquiera.

Efectos de la determinación de Andrés Manuel de reducir salarios ya se notan en quienes trabajan en el servicio exterior, embajadores y cónsules su nómina es en dólares. Se determinó que les van a rebajar una tercera parte de su salario, reducción que limita a cada familia a vivir en algunos países en la pobreza extrema, por el detalle de que su órbita de gastos es en dólares, casa, colegiatura, menaje de casa y alimentación debe ser de acuerdo a la embestidura que representa.

La advertencia de Andrés Manuel es que si no les alcanza para vivir que renuncien y se dediquen a otra cosa, una medida totalmente drástica e injusta.

Esa misma aplicación se ordena a los integrantes del Supremo Tribunal de Justicia, todos ellos con una carrera profesional de toda su vida, con grados y posgrados, maestrías incluso en universidades extranjeras y muy prestigiadas.

El promedio de salarios calculado para el Poder Ejecutivo es de setenta mil pesos, aun cuando esa cantidad no es mala para la mayoría de los mexicanos, debe ser para ellos vivir en la pobreza extrema.

Andrés Manuel por igual les dice que si no les alcanza que renuncien y busquen otra chamba.

La confrontación de dos poderes, Ejecutivo y Legislativo contra el Poder Judicial, por lo pronto se ha estrellado. El presupuesto de ingresos no dará lo suficiente para el presupuesto de gastos en donde habrán de incluirse los salarios de la Suprema Corte de Justicia, de tal suerte que se van a reducir los programas ya expresados por parte del presidente de la República para los adultos mayores y otros gastos que habrán de sacrificarse. Bajo este tenor las cosas en México se ven de locos.

.

EN PUERTO VALLARTA

En nuestro municipio las cosas también se ven de locos. Si Andrés Manuel ya prometió sesenta millones de pesos para cada uno de los cinco municipios de Nayarit y Sinaloa que tuvieron problemas con el ciclón Willa. Es definitivo que con sesenta millones de pesos mensuales de presupuestos para obras, será suficiente para hacer de nuestra ciudad y de nuestro municipio una joya reluciente en obra pública y en servicios. Cosa que está por verse.

Los ingresos propios de Puerto Vallarta son elevados pero no alcanza, vamos a ver de a cómo nos toca luego que Andrés Manuel pase por ese problema de los presupuestos programado para el quince de diciembre.