Gente PVToma Control

Diabetes Mellitus sigue siendo un reto su control…

Pie diabético antes de Amputación.

.

Por Dr. Raúl Morales

.

Estimados amigos, regresamos con el tema de Diabetes Mellitus porque a nivel mundial, según las estadísticas, alrededor de 3 millones y medio de personas mueren por esta enfermedad, que independientemente de que sufren muchas complicaciones en órganos y tejidos, padecen diversas incapacidades por la falla múltiple, principalmente a nivel renal y circulatorio.

Como definición y con fines prácticos, la Diabetes Mellitus es un padecimiento con múltiples manifestaciones clínicas, y presenta niveles elevados de glucosa en sangre. Esta enfermedad se ha incrementado en la última década, su incidencia y prevalencia mucho tiene que ver con el incremento de la promoción del consumo de comida chatarra, pocos hábitos de ejercicio, y en general por una mala educación en salud, lo cual propicia que esta enfermedad siga incrementando tanto en su frecuencia como en sus complicaciones.

Tipos

Existen dos tipos de Diabetes, como el tipo 2 que es la más común, ya que afecta hasta el 90% de las personas que la padecen; y la Diabetes de tipo 1 que se presenta comúnmente en niños y adolescentes.

Debemos recordar que la insulina se produce en el páncreas por medio de las células Beta, esta hormona es necesaria para metabolizar el azúcar en cada célula de nuestro organismo, esta glucosa es indispensable para la obtención de energía de cada una de nuestras células y poder entonces ser funcional metabólicamente.

Esta enfermedad ha cobrado importancia no solamente por sus consecuencias, sino también porque afecta con más frecuencia en la etapa más productiva del ser humano, entre los 35 y los 65 años de edad, tres cuartas partes de estos pacientes mueren siendo menores de 40 años.

Actualmente se considera que una décima parte de la población mundial sufre este padecimiento, otra proporción ni siquiera está enterada, y son diagnosticados de forma accidental al consultar con su médico de cabecera alguna molestia física.

Síntomas

Clínicamente los pacientes refieren como principal manifestación, un aumento de ansiedad por comer (polifagia), así como la necesidad de urgente de beber por una sed no habitual (polidipsia), también se incrementa la necesidad de orinar (poliuria), así como la frecuencia (polaquiuria), además de la pérdida de peso que en síntesis dichos síntomas son conocidos como las 5 P, polifagia, poliuria, polaquiuria, y pérdida de peso.

Estimado lector, si usted ha notado que últimamente está presentando esta sintomatología, no haga decidía, ya que este artículo por azares del destino cayó en sus manos para que le sirva de reeducación en salud y acuda con el medico de su confianza para su revisión.

La diabetes a través de la historia

Y ya que estamos entrados en el tema, es también es muy interesante hacer la revisión histórica de la diabetes.

La primera referencia escrita que se tiene de la enfermedad, se encuentra en un papiro egipcio (lámina flexible sacada del tallo de esta planta, que se emplea para escribir o dibujar en ella) encontrado por el  arqueólogo Alemán George Ebers en el año de 1873, fechado en el año 1553 antes de cristo, si usted gusta consultar este papiro lo puede localizar en biblioteca de la Universidad de Leipzig en Alemania, este papiro mide 20 metros de largo por 25 centímetros de ancho, y ahí está escrito todo lo que se sabía sobre esta enfermedad en esas fechas, con detalle se relata la existencia de pacientes muy delgados, con mucha sed y mucho apetito además de orinar en abundancia, a esos pacientes se les aconsejaba tomar tés de hojas de menta con cerveza y sangre de hipopótamo, actualmente, si usted es diabético podrá fácilmente conseguir cerveza y hojas de menta, pero va a estar muy difícil conseguir sangre de hipopótamo, a no ser que vaya en la noche al zoológico le practique una sangría al primer hipopótamo que encuentre.

Diez siglos después se encontró otra referencia en la India, en el libro de Ayur Veda Susruta, donde se describe que esta enfermedad era muy común entre personas pudientes y obesas que tenían la costumbre de comer mucho dulce y carbohidratos (será la comida chatarra actual), se decía que esos pacientes tenían la orina pegajosa por la alta cantidad de azúcar en la misma, por lo cual la llamaron “enfermedad de los ricos”, diferenciando dos tipos de la enfermedad, una que afectaba a jóvenes, que comúnmente morían, al parecer portadores de Diabetes tipo 1 o Juvenil, y otro grupo de pacientes que afectaba a los adultos,  comúnmente familiares, pero que vivían mucho más años, y al parecer eran portadores de Diabetes tipo 2.

En esa misma época los chinos habían observado que la orina de estos pacientes era dulce y atraía a las moscas, pero por falta de educación en salud, irremediablemente morían, tal como sucede en el presente siglo XXI.

Ya en tiempos más modernos (460 antes de cristo), Hipócrates, eminente médico griego a quien se le considera el padre de la medicina, denominó a la diabetes, padecimiento que comúnmente tenía un desenlace fatal. Durante la Edad Media entre los siglos V y XV, época que se caracterizó por ser la decadencia intelectual y científica, conocimiento que prácticamente fue archivado en las bibliotecas de los monasterios, siendo los monjes considerados los guardianes del saber y un filtro para mantener al pueblo en total ignorancia, ya que en esas fechas el ser inteligente y tener acceso a la cultura era sinónimo de poder (exactamente lo que pasa ahorita), ya que el pueblo mexicano en su mayoría se conduce con mucha ignorancia y acude al médico a tratarse de Diabetes cuando aparecen las complicaciones a nivel de ojos (ceguera), riñones (insuficiencia renal) y en la circulación (gangrena), igualito que en tiempo de Hipócrates o del primer papiro.

En el siglo XIII de nuestra era, Feliche descubrió que el páncreas tenía relación con la diabetes, Paracelso abolió los polifármacos y simplifico los medicamentos con minerales y plantas, y describió en esas fechas que algunos venenos en pequeñas dosis pueden funcionar como buenos medicamentos, a este gran personaje le molestaba mucho que dijeran que había enfermedades incurables diciendo “jamás ha creado Dios ninguna enfermedad para la que, al mismo tiempo, no haya creado también la medicina apropiada y el remedio adecuado”.

Fue en el año 1848 cuando Clude Bernard descubrió que las féculas y azúcares se transformaban en azúcar, los cuales pasaban al hígado donde se convierten en glucógeno, mismos que mantenían la concentración de la azúcar en sangre coordinadamente con la producción de insulina para mantener un buen metabolismo.

Fue en siglo XIX que Paul Langerhans descubrió en el páncreas de un mono, islotes de células que fueron bautizados con el nombre de Langerhans productores de la insulina. En el año de 1914 el Doctor Allen confirma que los pacientes con diabetes empeoraban mucho cuando comían bastante y sin control, y mejoraban cuando se les sometía a un ayuno casi total.

Si tiene algún comentario comuníquese con nosotros al 322-293-61-61 o al correo drmorales1999@gmail.com