Un, dos, tres… ¡Bingo!

México tiene la enorme suerte de tener como presidente a este personaje que se llama Andrés Manuel López Obrador.

Ideólogo, estadista, mago, físico, matemático y experto en finanzas… ¿algo más?

Mucho más, como ideólogo no hay duda, 30 millones de mexicanos lo hicieron presidente. Como experto en finanzas ha creado un presupuesto de ingresos que le va alcanzar para todo lo que quiere hacer el próximo año. Como físico y matemático, con solo hacer un hoyo en la tierra en presencia de chamanes de 14 etnias del sureste, colocar incluso mezcal y otros brebajes, hacer que la tierra le diera permiso para construir el tren maya por selvas, pirámides y destinos turísticos hasta llegar a Cancún. Resultado que indica que con brebajes, mezcal y buenos deseos la madre tierra suelta prenda, lo que podría interpretarse también como sexólogo que convence al sexo opuesto.

En tan solo 22 días de su gobierno, Andrés Manuel dio muestras también de ser un mago de las finanzas. En su presupuesto de ingresos corto el presupuesto de las universidades, de trabajadores del SAT y de los municipios de todo el país. Los primeros en levantarse en armas fueron los estudiantes, que más tardaron en decir “¡ahí les voy!” con una  protesta nacional, Andrés Manuel se sacó de la manga cinco mil millones de pesos para no tocar a los estudiantes, a los que finalmente no les quita, pero tampoco les da.

A los trabajadores del SAT, los directivos les pidieron la renuncia porque así lo quería el presidente. Al ser consultado Andrés Manuel solo respondió que ese tema lo iba a estudiar y que luego respondería a la pregunta.

Los que de plano están perdidos y por muchos millones de pesos, son los presidentes de los más de dos mil 400 municipios, les quita una partida para obra pública que ha sido tradición sexenal.

No se quedaron sin respuesta, afirma Andrés Manuel que las obras les llegaran directas del gobierno federal, para demostrarlo, ya ordeno a inversión de mil 600 millones de pesos para carreteras que unen a los municipios de Oaxaca con sus vecinos, carreteras por aquí, carreteras por allá, pero eso no dejo tranquilos al resto de los municipios, como ocurrió en Jalisco, donde 100 de los 125 alcaldes hicieron una marcha de La Minerva a Palacio del Estado para reclamar esas partidas que deben llegar en el presupuesto del gobierno federal.

¿Qué tal? Digan si no, Andrés Manuel es un estadista, un todólogo, por lo que cerramos este comentario con aquella sentencia de: “El que da y quita, con el diablo se desquita”.

Para mejor información acudan a las redes sociales, donde los reclamos abundan.

.

ENTRESACADO

A los trabajadores del SAT, los directivos les pidieron la renuncia porque así lo quería el presidente. Al ser consultado Andrés Manuel solo respondió que ese tema lo iba a estudiar y que luego respondería a la pregunta.