Mi amor es para México

A los mexicanos les fascinan las cantinas.

.

Dr. en la ley Michellangelo Fanscini

.

No hay perrada tan chingona, burra, baratera, borracha y holgazana como la mexicana. Aquí les vale madre la vida festejando a la muerte, taquera por milenios desprecia el gourmet. Les fascina las cantinas, ponerse hasta el tope hasta quedar tirados. No se diga para la ratereada porque aquí tenemos a los más grandes ratones del mundo. Ratas que roban no millones sino billones de dólares y para que vean que son de los mejores nadie les hace cuando mucho una mentada de madre. Son tan cabrones que hasta fingen accidentes aéreos para que los den por muertos y pelarse con la lana. Son chingonsísimos.

En política son unos maestros mundiales porque el gobierno no nos hace pendejos, sino que nos hacemos pendejos. Hacemos como que obedecemos y el gobierno hace como que nos manda. El gobierno roba, pero nos deja robar, el pueblo hace como que elige al gobierno y éste se hace el elegido. A los fornicadores les decimos teiboleros y a las pirujas sexoservidoras. Hacemos como que vivimos en una democracia, pero no es otra que una monarquía. En fin, a todo le hacemos al pendejo. A los corruptos les decimos que la supieron hacer.

Es falso que el mexicano sea borracho. Son más borrachos los gringos y los europeos. La diferencia la hace el hecho de que cuando un mexicano se traga una cheve empieza a miarse por todas las calles y a mentar la madre a todo el que pasa hasta que lo meten al bote. Le dan una calentada y ahí acabó todo.

El mexicano no estudia ni trabaja, pero es listo y siempre trae dinero en la bolsa porque le gusta la trácala. Es más feo que el diablo, pero el más deseado por las gringas. El menudo y el tequila son el alimento y la bebida universales. Donde hay un mexicano seguro que hay pozole, mezcal, tacos, viejas y pleitos. Eso sí es mentirosísimo por naturaleza.

Ese es México y por eso lo quiero. Que viva México perros. Somos la raza destinada a dominar el Universo y los primeros que vamos a entrar al Cielo. Tan es así que no hay ningún mexicano en el infierno porque somos más cabrones que el diablo.

Tóquense una de Javier Solís y otra de los Doors. Que vengan las rucas y las heladas que aquí traigo hasta para atrancar a un tren y eso que no soy político pero sí amigo de ellos.

.

ENTRESACADO

Les fascina las cantinas, ponerse hasta el tope hasta quedar tirados. No se diga para la ratereada porque aquí tenemos a los más grandes ratones del mundo. Ratas que roban no millones sino billones de dólares y para que vean que son de los mejores nadie les hace cuando mucho una mentada de madre.