Consejos de una abuelita modernaGente PV

El octavo mandamiento

La participación de todos los mexicanos con nuestro trabajo honrado, apoyo humano, cabalidad, fidelidad y verdadera unión, salvarán a nuestra amada patria de tanta vejación, humillación, endeudamiento y gran caos en que se encuentra.

.

Por un México mejor

.

Es una pena que sin tener la certeza absoluta de algún acontecimiento, la gente contumaz se atreva a repetir severas acusaciones contra una persona inocente, ya sea en forma de “chiste”, o peor tantito, que asegure algo sólo porque un gran personaje envidioso sacó su propia conclusión de los hechos…

Hace muchos años me tocó presenciar que en una celebración matrimonial, alguien le dijo al apuesto novio que su futura esposa había tenido relaciones con un conocido, eso provocó que el novio a la hora de casarse simplemente le dijo a la chica un “No” rotundo, y simplemente se fue; la chica estuvo a punto de morir de decepción, angustia y desesperación…

Cuando la persona envidiosa  se arrepintió y fue a pedir perdón, ya era demasiado tarde, pues la chica prefirió ir a vivir al extranjero… Ella en una reunión, frente de un sacerdote psicólogo, expuso su problema y el padre sólo le dijo que para que se sintiera más tranquila, subiera a la torre del campanario y aventara al aire las plumas de una almohada… La murmuradora de inmediato cumplió con su cometido y cuando regresó a ver al  clérigo, le dijo que todavía se sentía inquieta, y él le contestó que cuando recogiera todas las plumas… ¡Se sentiría libre de culpa!

Cuántas veces herimos a nuestros semejantes sin darnos cuenta repitiendo cualesquier tipo de incoherencias, porque se nos hacen graciosas o cómicas, sin ponernos a pensar el gran daño que hacemos y en ocasiones es hasta irreparable…

Un ejemplo al azar: El terrible accidente de la Gobernadora de Puebla con su esposo y tres personajes más… La cantidad de correos irónicos, “chistosos”, y ¡con la certeza de un “culpable” enviado hasta por correos electrónicos!

Por cierto, después de tantos ataques, donde parece que todo es negativo en el nuevo dirigente de nuestro México querido, si no estoy equivocada, ha sido el primero que desde que fue elegido “presidente electo”, a pesar de que se burlaron por considerarlo un anciano decrépito, en vez de festejar continuamente y comenzar con sus “nuevos negocios” y elegir  “colaboradores muy buenos para aumentar sus ganancias personales”… ¡No ha dejado de trabajar desde muy temprano!

Es admirable para mí, su aparente humildad, como para demostrar a sus adversarios multimillonarios, que en nuestro divino país todos tenemos el mismo valor y sin poner grandes divisiones entre “poderosos y pópulo“… él prefirió abrir un lugar exclusivo, donde para poder visitar, sin tener los suficientes recursos económicos, se necesitaba hacer una “cita “, con muchos meses de anticipación, y lo más gracioso es que a la gente del pueblo, le tocaba… ¡hasta el final del sexenio, por eso casi nadie lo conocía!… Acertaste, estoy hablando de  “Los Pinos” (La muy famosa Casa Residencial Presidencial), para seguir viviendo en su modesto hogar, con su familia.

Muchas personas a nivel mundial son expertas en levantar falsos testimonios y mentir, con tal de sacar algún provecho monetario o desfogar su envidia enfermiza.

Al no poder superar de alguna forma el que “sólo en su imaginación creen adversario”, sin importar afectar a sus semejantes, ni separar familias muy unidas…Se dedican a envenenar en forma muy sutil a las personas no ignorantes, y aunque ustedes no lo crean… ¡Logran su cometido!… (sólo hay ver lo que pasó con Hitler y sus ancestros judíos)

Por desgracia, en esa aparente forma inocente de proceder… ¡Han comenzado algunas guerras!, hasta entre los mismos países. Recordar esas desgracias familiares que causó… ¡el fatal muro de Berlín!… Y ahora debido a un gobernante racista, lo quieren hacer entre dos países hermanos E.U.A. y E.U.M.

Si en realidad amamos a nuestra familia, amigos, semejantes y nuestro maravilloso México… ¡Ya basta de fallar en el octavo mandamiento!, porque  para salvar  a nuestra amada Patria de tanta vejación, humillación, endeudamiento y gran caos en que se encuentra debido a la ambición desmedida de unos cuantos poderosos y gobernantes corruptos, esa labor no sólo corresponde al nuevo Presidente, sino a la participación de todos los mexicanos que con nuestro trabajo honrado, apoyo humano, cabalidad, fidelidad y verdadera unión, será la única forma  de vencer tanta desunión.

.

Cariñosamente Ana I.