Gente PVLetras Sahumerias

Equilibrios emocionales

El nuevo ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, hombre con la suficiente capacidad para analizar escenarios para la aplicación de la justicia.

.

Por Marisú Ramírez

.

Me parece propicio el momento de México, a poco más de 30 días de iniciado el nuevo mandato presidencial; no puede postergarse la necesidad de unificar y equilibrar las emociones nacionales.

Lo central, desde mi punto de vista es crear nuevos ciudadanos, fuera de tentaciones insanas y sobre todo con una gran sensibilidad para proponer medidas adecuadas a las diversas problemáticas de este hermoso país que es México. Todo esto con el objetivo de limar las aristas dañinas al desenvolvimiento mexicano, anteponer el sustento de los mandatos emanados de la Carta Magna. Nada fuera de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Las propuestas a lo largo de estos primeros 30 días de la presidencia del licenciado Andrés Manuel López Obrador han traído esperanza para existir fuera de las mediaciones, esto es comprender a cabalidad lo que exige la razón en tiempos difíciles y reencontrar el avance firme y permanente. Una prueba de esto, entre muchas fue la designación del nuevo ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, hombre con la suficiente capacidad para analizar escenarios para la aplicación de la justicia.

Dimensiono el acontecimiento desde mi formación de abogada; concuerdo con el licenciado Arturo Zaldívar en su afirmación…“El presidente de la Corte no es la cabeza del Poder Judicial de la Federación sólo su representante, palabras más menos es la dirección esencial de su mensaje. Responsable con sus aseveraciones, la emoción que imprime a sus conjeturas considero otorgan suficiente confianza para desempeñar esa  importante responsabilidad. Visto como una persona de pensamiento libre, además de liberal, analice usted respetable lector la propuesta del licenciado Zaldívar Lelo de Larrea: “…Iniciaremos un diálogo constructivo y fructífero con los otros Poderes. Independencia no es aislamiento, independencia no es intolerancia, independencia no es romper el diálogo; dialogaremos siempre, partiendo del supuesto de la defensa de nuestra independencia…”

Lo he mencionado en otras colaboraciones, recientemente lo puse sobre la mesa durante una plática con un docente universitario: México en estos momentos tiene la libertad de elegir cómo va a transcurrir su futuro, eso significa construir los caminos adecuados o equivocarse, hasta ahora se distingue la buena voluntad y capacidad depositada en personas profesionales en sus respectivos desempeños.

Razón fundada en pensamientos positivos con la energía necesaria para transformar el pensamiento social sin confusiones, continuar el camino con la suficiente conciencia asertiva es la demanda actual de la vida nacional, con el único objetivo de avanzar con libertad. Momentos de agitación cada vez más intensificados, de toma de decisiones y equilibrios sólidos que vayan transformando los pensamientos pasivos en participativos de las necesidades nacionales, distinguiendo decisiones al vapor las cuales a nadie convienen.

Para el reconocido pensador Gilbert Keith Chesterton …ser mediocre, posiblemente es estar delante de la grandeza y no darse cuenta… se lo comenté a mi interlocutor y logré comprobarlo con su negativa a continuar dialogando conmigo. Para nuestro México esta nueva oportunidad que otorga el 2019 es prioridad para estar en movimiento constante, reflexionar y decidir sin estancarse, las buenas decisiones solamente serán en la medida que existan equilibrios emocionales, esto será primordial.

Los funcionarios de la administración del licenciado López Obrador tienen la obligación de mantener su probidad, ser eficientes y eficaces, además de otras cualidades como las de comprender lo que es la esencia de la vida, ella pasa y si no se mantienen desafíos no tiene sentido pleno; la misión es renovarse constantemente sin desequilibrios. No existe el tiempo inagotable, pasa sobre lo que se interponga sumamente de prisa, por ello habrá que detener su marcha con nuevas propuestas, emanciparse de la medianía, tener la vista puesta en el horizonte, mientras se vea con mayor claridad será mejor.

Los mexicanos requerimos en este principio de año darnos cuenta de lo que elegimos para no equivocarnos; pensamiento profundo será básico y sumamente responsable, ser mejores ciudadanos no es fácil, aunque tampoco imposible. Mis mejores deseos para usted y sus seres amados. masryram@msn.com