“Si hay gas, pero hay que ir por él”: Gaseras

José Reyes y Andréa Andalón
Puerto Vallarta


Gaseras niegan desabasto, pero merman el servicio a domicilio

Estamos en el séptimo día del año y la situación con el abasto de gas licuado/lp en Vallarta, esencial para cocinar y tener agua caliente, sigue complicada. Resulta que ninguna gasera tiene servicio a domicilio.

La única empresa que contesta el teléfono es Global Gas, a pues las demás ni siquiera ingresan las llamadas. Esta te avisa que si se trata de un cilindro, hay que ir con él para que sea rellenado directamente en las instalaciones, provocando filas desde las 6 de la mañana, pues abren a las 5.

“Si hay gas, pero hay que venir por él”, dijo un empleado a este Diario de forma anónima. La razón, detalló, es que podría tratarse de un retraso o falta de suministro a las gaseras producto de su extracción ilegal, y que por tanto, para evitar acabarse las reservas, han eliminado el servicio a domicilio para que así la demanda se reduzca. Esta versión no la ha confirmado ninguna autoridad.

Lo que si es verdad, es que si un vallartense necesita surtir gas, necesita ir a la gasera a formarse con su cilindro para que se lo llenen. Y si es tanque estacionario, debe pedirlo al teléfono, aunque al estar fuera de servicio varias lineas lo más recomendable es ir a la gasera y dejar escrita la dirección y teléfono, aunque este surtido también presenta retrasos.

Muchos han denunciado que al llamar, hay empresas que les informan la necesidad de pagar entre 200 y 300 pesos para que les lleven el cilindro a su casa, situación que ha sido negada por las gaseras. De acuerdo a una de estas, los camiones con cilindros que están circulando por las calles, surten “al azar”, ante la situación que provocaría esta decisión por evitar el servicio a domicilio.

Cabe mencionar que por esta situación muchos negocios se han quedado con sus cortinas abajo este lunes o bien no han podido cocinar, pues han demorado en ir hasta la gasera y traer cilindros; mientras que hogares a cargo de personas mayores o vulnerables incapaces de cargar un cilindro no han encontrado que hacer. Al mismo tiempo, aquellos lugares con tanque estacionario se han quedado esperando a que los camiones surtan.