Consejos de una abuelita modernaGente PV

Una nueva oportunidad

Aprendamos a aceptarnos, amarnos, a dignificarnos, a valoraros y sobre todo perdonarnos de esos errores u horrores que cometimos.

.

Por un México mejor

.

En éste enigmático mundo, lleno de un asombroso egoísmo, de una ambición desmedida, de pocos hombres pero con un gran poder inusitado, en donde se sienten dueños de incontables vidas humanas que nos manejan como marionetas, a su antojo y para divertirse entre ellos, juegan a las famosas “Guerras Comerciales”, donde la mayoría de los jóvenes ilusos quieren participar para demostrarles cuán heroicos pueden ser y de lo que son capaces de hacer por “defender a su patria que los vio nacer, o para que con sus famosas hazañas los reconozcan y les den una Nueva Nacionalidad en esa Patria de Triunfadores”, para demostrar a sus compatriotas que… ¡Sí valió la pena el abandonar a país, sus familias, costumbres de antaño, y problemas, para realizar su famoso “ Sueño Norteamericano”!

Mientras muchos de ellos, en sus largas travesías, con los pies destrozados, pasando hambre, frío, enfermedades, recibiendo insultos, malos tratos, y aunque existan personas realmente misericordiosas y de gran altruismo, llegará el momento en que también se les terminará su sustento familiar, y con gran pesar tendrán que proteger primero a los suyos, pues, aunque se les destroce el alma, saben que es imposible mantener tantas bocas hambrientas…

¡Más en estos momentos!, donde los costos alimenticios a nivel mundial han aumentado considerablemente, y con los graves problemas del “Cambio Climático”, que esos monstruos con su infame codicia provocaron, ¡cada día el ser humano necesita mayor protección!

Esos miserables terrícolas, con sus adelantos tecnológicos saben que, si seguimos procreando, en muy poco tiempo ya no habrá suficiente sustento para la gran expansión demográfica a nivel mundial, por eso están provocando las guerras en diferentes formas: armamentistas, bacteriológicas, nucleares, de narcotraficantes, etcétera, para exterminar las “grandes masas sobrantes, ¿y dejar sólo a sus elegidos que pueden manejar a su antojo!

Nos tienen tan ocupados en sus maravillosos programas de ”Lavados de Cerebros”, que poco a poco sin darnos cuenta… ¡estamos permitiendo la destrucción prematura de la inocencia en casi todos los lugares del Globo Terráqueo!, con los famosos Derechos Infantiles y esa incoherente educación sexual, sin tomar en cuenta la inmadurez de nuestros divinos ángeles terrenales, envenenando sus frágiles cuerpos y almas, con esos medicamentos y aparatos para que tengan mayor placer… ¡Sin importar las consecuencias posteriores!, desde un embarazo no deseado, el asesinato de sus propios hijos, hasta  la venta de ellos o sus órganos, que sirven para comerciar con esas grandes compañías que se dedican a fabricar mejores saborizantes, artículos de belleza (cremas para verse más jóvenes, etcétera) o salvar vidas de los que sí pueden pagar.

Y como los adultos estamos “trabajando como enajenados” para darle lo mejor a la familia, los dejamos a que Papá Gobierno, la excelente Nana, o los encerramos con el peor enemigo de las inocentes criaturas: la televisión sin control, con héroes o heroínas narcotraficantes, o internet pornográfico, o simplemente “caricaturas para adultos”, ¡y con un léxico no apto para menores!

¡Por amor a Dios!, o por quien dicen amar tanto, ¡aprovechen UNA NUEVA OPORTUNIDAD! ¡Sí! UNA NUEVA OPORTUNIDAD en este inicio de año para salvarnos primero a nosotros mismos de tanto egoísmo o ceguera ante la realidad que no sólo a nivel mundial estamos viviendo; sino que primero aprendamos a aceptarnos, amarnos, a dignificarnos, a valoraros y sobre todo perdonarnos de esos errores u horrores que cometimos…  ¡Tratando de rectificar nuestras faltas!, porque sólo en un ambiente de respeto, hermandad, amor y misericordia, todos unidos somos necesario para el salvar el futuro de éste frágil y enfermizo Planeta.

Y no te sientas mal por ese pasado que ya se fue… “ERRARE HUMANUM EST”, pero reconocer y tratar de rectificar nuestros errores… ¡Es divino!… Porque ahora más que nunca, necesitamos tu presencia cabal, honorable y ejemplar… ¡Para recuperar la inocencia de nuestros ángeles terrenales, recuperar a nuestros jóvenes que están viviendo ese absurdo libertinaje, y salvar del caos a ¡NUESTRO MEXICO ADORADO!

.

Cariñosamente Ana I.