Educación y ParentalidadGente PV

Un país con enconos y falta de valores

El conflicto principal, aunque es de intereses, en realidad, y de fondo, es de valores. Y dichos valores no solo son de las personas, son de las sociedades.

.

Dr. Jesús Cabral Araiza

.

“Con una correcta actitud mental, nada puede parar a un hombre en alcanzar su meta y nada puede ayudar a un hombre con una actitud mental incorrecta”
Thomas Jefferson.

Duele decirlo, pero aún tenemos muchos agravios y actitudes que superar. Hay múltiples realidades o formas de ver la realidad de personas que aun consideradas críticas o penantes, pueden cegarse, partiendo de su preferencia electoral o de sus creencias habituales. La actitud crítica se aprende, pero igual se entrena. Por más que nos duela que un oponente gane, sea en el deporte, la política o en cualquier contienda en la que, precisamente se pone en competencia la habilidad, el conocimiento, o la destreza, al final habrá vencedores y vencidos. Para ello se compite, ¿o no?

.

Los retos

Venimos de un pasado, en décadas recientes, en el que la corrupción, impunidad, incompetencia, o de plano abierta indolencia, le abrieron a puerta a una serie de problemáticas que hasta hoy no vemos la luz al final el túnel para erradicar.

Cuando alguien trabaja para el gobierno –y conociendo nuestra idiosincrasia- es habitual que trate de servirse él y sus allegados, sean familiares o amigos, los colores partidistas no lo determinan, más bien está determinado por la condición humana y su falta de valores, tema que ampliaremos más tarde.

Con estos antecedentes y siendo optimistas de que los actuales dirigentes quieren erradicar las malas prácticas, terminar con la corrupción y hacer una trasformación, es normal que existan fuerzas opuestas a las que se trastoque sus intereses, el más reciente conflicto sobre el abasto de gasolina es apenas la punta del iceberg.

El conflicto principal, aunque es de intereses, en realidad, y de fondo, es de valores. Y dichos valores no solo son de las personas, son de las sociedades. Hoy en día usted puede hacer un sencillo ejercicio y ver noticias o narraciones de países en los que la mentira, el robo o la corrupción prácticamente han desaparecido, pero no crea que por obra divina o solo por convencimiento individual. Se han sometido a las sociedades a un auténtico estado de derecho en donde ya es habitual que los malos hábitos o corruptelas que transgredan la ley son sancionados de oficio. Así, la gente aprende pronto a respetar la ley que es la intención civilizada a la que aspira una sociedad sana, vivir en armonía y en estado de derecho.

.

Las actitudes importantes.

Al ver los programas de debate en la televisión, ya sea sobre deporte o política, observo dos preocupantes fenómenos, uno, la falta de argumentos que sostengan lo dicho por cualquiera de las partes, aunadas a las creencias o conjeturas con información tendenciosa, no comprobable o parcial, y la intención de descalificar o maltratar al contrincante, descalificándolo del debate y no valorando ningún aporte posible de su dicho. Dichas actitudes no abonan algo constructivo, no ayudan a acrecer, e incluso fomentan el encono y la violencia. La necesidad ante la verdad lleva invariablemente al conflicto. Si no me cree, observe los memes que se desataron por la falta de gasolina en día recientes. Leía en días pasados una analogía que me pareció acertada, ésta señalaba; Si en tu edificio alguien se roba el agua, cierras las tuberías y averiguas quién fue, para que pague y sea sancionado. Pero, nadie se pelea con el fontanero porque tenía que cerrar la llave, ¿o sí?

Pareciera que olvidamos el pasado reciente de corrupción e impunidad, y que aún hoy en día seguimos viviendo y padeciendo. Las actitudes que tomemos y de manera informada y crítica, determinarán en mucho la desinformación o información que adoptemos creer.

.

¿Qué hacer?

Independientemente de por quién voto usted, ya tenemos un nuevo gobierno y lo mejor será estar informados y saber cómo podemos participar de las soluciones, por ejemplo: denunciar robos, corruptelas, ineficacias, extorciones y cualquier aspecto que nos tiene cansados como sociedad. Es verdad que cuesta trabajo y tiempo recobrar la confianza en las instituciones. Pero recuerde que las instituciones son representadas por grupos diversos, nuevas personas y maneras de hacer las cosas diferentes. La mayoría votó por un cambio real y esa es la idea de la democracia. Nos toca igual supervisar a las nuevas instituciones que ejerzan de manera adecuada nuestro voto e impuestos. No está de más recordarle que también los valores se inician en casa.

Quiero ser optimista, pero igual considero ser crítico y mi opinión vale porque no está comprada, espero sea su caso también. Le deseo un buen inicio de año y la realización de sus objetivos. Pase buen día.