País agraviado

AMLO.

.

Por J. Mario R. Fuentes (*)
jomarefu@hotmail.com

Descargar la furia de los mexicanos contra la corrupción fue su sueño durante varias décadas; en estos momentos hay un mandatario con la firme intención de hacerlo sin demagogia. Tiene miedo, pero no es cobarde.

Que tiemblen los corruptos exfuncionarios, los cuales por muchos años brincaron de una posición a otra para medrar con la necesidad de un pueblo con más de la mitad de pobres, solamente en estos momentos les queda agua y ajo (aguantarse y joderse).

Escandalosos los datos de miles de millones de pesos robados al erario, no de ayer fueron décadas hasta que llegó un mandatario a poner orden en la casa. Muchos ciudadanos, tal vez los que no votaron por él se dedican a castigarlo con frases ofensivas, no tienen la conciencia suficiente de la dimensión de este problema, son unos botarates. Prefieren que les roben a salir de su zona de confort.

Lo curioso es que nadie de los expresidentes ha salido a defenderse, con justa razón, saben el daño a las arcas nacionales, lo peor del caso es que no se reconoce el esfuerzo por erradicar el daño ocasionado y si preocupa encontrar mejores formas de ofender al Primer Mandatario de México, cuesta trabajo admitirlo aunque existe y da vergüenza que haya gente que reniegue sin fundamento razonable.

Se debe reconocer el trabajo de la administración de López Obrador desde el anuncio al combate a los llamados huachicoleros, como cuando Felipe Calderón expresidente declaró la guerra al narcotráfico; no se dimensionó aunque después se desbordó esa triste guerra. Falta comprender para comprender que es un robo a la nación, la cual dejaremos a las futuras generaciones, es compromiso, es lo mejor para ellas, no las sobras de un país saqueado por la corrupción.

Las redes sociales se han encargado de minimizar, en la gran mayoría de sus mensajes el trabajo emprendido en estas acciones contra el hurto de una de las más grandes riquezas nacionales, compararnos con Venezuela ha sido lo menor y cómodo para los miopes; se ha llegado a informar de situaciones catastróficas para el México como un guerra civil por ejemplo. Llevar al extremo acciones para abatir el robo hasta su mínima expresión o terminarlo definitivamente es uno de tantos objetivos de la cuarta transformación anunciada y en la cual todos tendremos necesidad de meditar y participar.

Nadie niega las incomodidades que esto provoca a millones de ciudadanos, tampoco se dijo que sería fácil aplicar el proyecto para reclamar lo que es de los mexicanos y detener el insulto en el que se traduce el abuso de poder. Lo admirable es que son millones de mexicanos los que aplauden y apoyan la estrategia con la suficiente conciencia del bien que se hace a la nación. Los menos se lamen las heridas.

Derivado de una investigación realizada por la UNAM se informa que al menos 600 mil barriles de gasolina son robados a día, equivalentes a unos siete millones de litros, y que ese robo generó pérdidas de 60 mil millones de pesos en 2018. Si estas cifras no fueran suficientes para dimensionar el problema no habría nada que agregar a esa mente de los especuladores informativos dedicados a desprestigiar al gobierno federal.

Lo cierto sin darle vuelta a la página es la ausencia de información precisa, más allá de las conferencias mañaneras de López Obrador; no se nota una estrategia de comunicación definida, aclarar lo del llamado desabasto, muy distinto a escases del combustible. Precisamente se anunció que el buque Miss María Rosario, con bandera de Malta, a la monoboya tres de descarga de Pemex, para dejar 300 mil barriles de gasolina.  Por otro lado y en la misma dirección buque-tanque Hafnia Ane, de la mencionada nación descargó 50 mil barriles de diésel, además de otros en proceso de descargar.

Será prioritaria la pronta intervención de los empresarios con permisos de importación, se unan al proyecto presidencial.  Contrarrestar el desabasto y la concentración de poder en la paraestatal, es prioridad; mostraron sus colmillos los burócratas de cuello banco y técnicos perversos en los altos niveles de Pemex, afortunadamente ya son investigados. Me parece necesario que el Primer Mandatario escuche soluciones de donde vengan, ya en México no hay oposición hay emergencia nacional en cascada donde los pobres, como siempre, son los afectados con carestía e infracción, en estos momento se está a tiempo, después quien puede saberlo.

El daño a la economía mexicana es patente y colateral. Miles de millones de pesos perdidos, ciudadanos inmovilizados, zozobra de familias usuarias del transporte público, incertidumbre de empresarios, millones de toneladas de alimentos en zonas de producción y consumo además del caos generado en diversos puntos del país.

Cambiar la estrategia sin olvidar rescatar lo asertivo de la Reforma Energética, aplicar la justicia sin que tiemble la mano, los miles de denuncias en contra de los corruptos simuladores debe hacerse efectiva, no es posible ver sufrir a la mayoría por un “grupillo” de corruptos.

.

(*) Egresado de la UNAM, maestro universitario desde 1979, fue investigador del ICS, conferencista, articulista, inició su trabajo periodístico en la Revista Proceso, jefe de corrección primera plana de diario El Nacional, reportero y columnista; galardonado en varias universidades del país,  21 años trabajó en el sector público y conformó el SNIM en la Coordinación de Productos Básicos de la Presidencia de la República, catedrático de la Universidad de la Veracruz.